Directiva de Monarcas explota a comerciantes del Estadio Morelos

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Un grupo de personas adheridas a la "Unión de Comerciantes del Estadio Morelos" se acercaron a los medios de comunicación con la finalidad de que la directiva del equipo Monarcas Morelia, en específico el presidente Álvaro Dávila, "se entere de lo que está pasando"

Un grupo de personas adheridas a la “Unión de Comerciantes del Estadio Morelos” se acercaron a los medios de comunicación con la finalidad de que la directiva del equipo Monarcas Morelia, en específico el presidente Álvaro Dávila, “se entere de lo que está pasando”

Por cada bolsa de frituras, los directivos se quedan con 10 pesos; además, ya no les permiten vender sus propios productos, sino que deben ofertar exclusivamente lo que les oferte la empresa jalisciense “Pakal”; aseguran que con las nuevas medidas su utilidad disminuyó de 500 pesos por partido a menos de 200 por jornada

Morelia, Michoacán, 14 de septiembre de 2017.- Mientras que a los comerciantes morelianos les hicieron bajar de precio los productos que vendían al interior del Estadio Morelos, tras la llegada de la empresa “Pakal” proveniente del estado de Jalisco por el contrario, los productos que ofrecen a los aficionados se incrementaron casi al doble y ahora los precios van desde los 30 pesos por una bolsa de chicharrones de harina o unas palomitas, hasta los 50 pesos por una bolsa de chicharrones de cerdo.

Y es que la mañana de este miércoles un grupo de personas adheridos a la “Unión de Comerciantes del Estadio Morelos” se acercaron a los medios de comunicación con la finalidad de que la directiva del equipo Monarcas Morelia, en específico el presidente Álvaro Dávila, “se entere de lo que está pasando”, ya que la señora Esmeralda Ochoa precisó que “Juan Barajas Hernández, Jeovani y Ricardo Ávila nos están cobrando 10 pesos por cada bolsa de frituras, lo que no consideramos justo pues tenemos que dar más caro el producto y eso perjudica a los aficionados que muchas veces evitan mejor comprar”.

La señora dijo que son 47 familias las  que se ven afectadas por la voracidad de los supuestos “empresarios” quienes en julio pasado les dijeron que ya no podrían vender su producto al interior del espacio deportivo “pero que si querían, podrían seguir vendiendo pero ya el producto que ellos les entregarían” es decir, que trabajarían para los tres referidos, a quienes les entregarían su respectiva “comisión” por el producto entregado lo que algunos aceptaron por no perder aunque sea esa fuente ingresos.

La comerciante destacó que debido a los altos costos del producto que ofrece la empresa jalisciense, los ingresos de los vendedores han disminuido en gran medida ya que antes se llevaban entre 400 y 450 pesos por partido pero a la fecha, sus ganancias no llegan ni a los 200 pesos “aparte de que en lo que hacemos cuentas, nos dan a veces las 11 de la noche y hay que pagar taxi, incluso ya una vez asaltaron a una compañera, porque ya era muy noche cuando salió”.

Por último, la señora Esmeralda pidió al presidente de Monarcas Morelia,  Álvaro Dávila, que los reciba para plantearle el problema y les permita “competir” con la empresa Pakal pero con el producto de ellos mismos, “si la gente quiere comprar el producto de la empresa o el de nosotros ya es cuestión de cada persona pero que nos dejen entrar a vender como lo hemos hecho desde hace ya más de 25 años”, culminó.