Persiste la toma ilegal de Ciudad Universitaria

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Se mantiene la toma ilegal de Ciudad Universitaria  La CUL y el MAR se mantienen en su cerrazón de exigir espacios bajo “condiciones especiales”, sin hacer examen y sin hacer pago alguno, pese a que el Gobierno de Michoacán y la UMSNH ya les han ofrecido más de 22 mil lugares para ingresar a los 1500 que demandan

Cabe recordar que el rector Medardo Serna y el Consejo Universitario ya presentaron una denuncia de hechos por la toma ilegal de las instalaciones universitarias ante la PGJE (FOTO: FRANCISCO ALBERTO SOTOMAYOR)

La CUL y el MAR se mantienen en su cerrazón de exigir espacios bajo “condiciones especiales”, sin hacer examen y sin hacer pago alguno, pese a que el Gobierno de Michoacán y la UMSNH ya les han ofrecido más de 22 mil lugares para ingresar a los 1500 que demandan

Morelia, Michoacán, 28 de septiembre de 2016.- Este miércoles persiste la toma de la Ciudad Universitaria por parte de la Coordinadora de Universitarios en Lucha (CUL) y el Movimiento de Aspirantes y Rechazados (MAR).

Los moradores de casas del estudiante y sus recomendados se mantienen en su cerrazón de exigir espacios bajo “condiciones especiales”, sin hacer examen y sin hacer pago alguno.

Esto, a pesar de que el Gobierno de Michoacán y la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) ya les han ofrecido en conjunto más de 22 mil lugares para estudiar en la propia máxima casa de estudios de los michoacanos, o bien, en las diferentes universidades y tecnológicos dependientes de la administración estatal.

Lo anterior, pese a que la CUL y el MAR han exigido 1500 espacios para jóvenes que reprobaron o ni siquiera presentaron exámenes de admisión a las diferentes preparatorias, escuelas y facultades de la máxima casa de estudios de los michoacanos.

Cabe recordar que el rector Medardo Serna González y el Consejo Universitario ya presentaron una denuncia de hechos por la toma ilegal de las instalaciones universitarias ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), por lo que es previsible que en cualquier momento se proceda al desalojo de los paristas.