Se quejan conductores de operativos policiales en Morelia

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Gran operativo de revisión de papeles en la ciudad de Morelia este jueves (FOTO: MARIO REBO)

Entre las quejas de los ciudadanos, destaca que durante los operativos los agentes proceden a quitar el polarizado de los autos cuando las patrullas o unidades oficiales que ellos traen, están completamente oscuras y muchas de sus unidades carecen de placas

Algunos ciudadanos señalan que no en pocas ocasiones ha sucedido que “los retenes” colocados en puntos estratégicos de la ciudad se prestan para que haya una serie de abusos por parte de los elementos policiales; autoridades los consideran necesarios para disminuir la incidencia de robos en todas sus modalidades

Morelia, Michoacán, 06 de abril de 2017.- Mientras que por un lado algunos conductores de automóviles que circulan en la ciudad de Morelia se quejan por los operativos de que las autoridades policiales han implementado durante los últimos días los cuales consideran ilegales ya que se prestan para que haya abusos, la autoridad ha señalado que debido a la gran incidencia de delitos que se cometen en la capital, los operativos de revisión son necesarios para disminuir la incidencia de robos en todas sus modalidades.

Y es que algunos ciudadanos señalan que no en pocas ocasiones ha sucedido que “los retenes” colocados en puntos estratégicos de la ciudad se prestan para que haya una serie de abusos por parte de los elementos policiales, mientras que otras voces, señalan que si el dueño o el conductor del vehículo trae todos sus documentos en orden, no tendría por qué no acatar la instrucción de la autoridad para que pueda revisar que toda su documentación está en regla.

Según el reglamento de Tránsito del Estado, en el capítulo cuarto “de las funciones de los agentes”, entre el artículo 52 y el artículo 60, se señala que los oficiales, “deberán detener la marcha de cualquier vehículo cuando el conductor del mismo esté cometiendo alguna infracción a las disposiciones del reglamento”, pero en ninguno de esos artículos se precisa la posibilidad de realizar “operativos de revisión”, sin embargo, debido a que la autoridad tiene que velar por la seguridad de los ciudadanos, cuenta con la facultad de implementar, bajo rigurosos protocolos, revisiones “de rutina” que no violenten los derechos humanos de las personas.

El artículo 56 del propio reglamento precisa que; Los agentes remitirán al corralón aquellos vehículos que: I. Emitan humo ostensiblemente contaminante; II. Sus placas de circulación no coincidan con la calcomanía permanente de circulación o con os datos asentados en la tarjeta de circulación, o los datos del vehículo contenidos en la tarjeta de circulación o en las placas, no coincidan con los que aparecen en la base de datos de Control Vehicular; III. Carecer de placas o tarjeta de circulación; IV. No porten placas de circulación, engomados y hologramas vigentes; V. Se encuentren abandonados en vías públicas del Estado y VI. Se encuentren estacionados en lugares prohibidos.

Entre las quejas de los ciudadanos, destaca que durante los operativos los agentes proceden a quitar el polarizado de los autos cuando las patrullas o unidades oficiales que ellos traen, están completamente oscuras, además de que verifican que las placas de circulación estén vigentes, pero muchas de sus patrullas carecen de las mismas por lo que se preguntaron, si las leyes solo son aplicables para los ciudadanos mientras que las autoridades están exentas de cumplirlas.

Por último, la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) hizo la recomendación a los automovilistas para que cumplan con traer consigo todos sus documentos necesarios y que si aun trayéndolos consideran que durante alguna revisión han sido violentados sus derechos o que la autoridad se haya excedido en sus atribuciones, están en su derecho de presentar una queja ante la Comisión misma que podrá brindar una orientación adecuada de cómo se puede proceder con solo presentarse a las oficinas y que tenga bien presente la fecha, la hora, y el lugar en donde se registró la presunta violación.