Se van internos del Cereso, pero llegan ladrones al Poblado Ocolusen

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Al denunciar esta situación, e director de Alumbrado Sustentable del Ayuntamiento de Morelia, de inmediato acudió personal de su dependencia municipal a la calle Francisco Peñuñuri que está justo a un costado del penal, donde se colocó alumbrado en varios postes

Al denunciar esta situación, e director de Alumbrado Sustentable del Ayuntamiento de Morelia, de inmediato acudió personal de su dependencia municipal a la calle Francisco Peñuñuri que está justo a un costado del penal, donde se colocó alumbrado en varios postes

El penal fue cerrado el 2 de abril, al día siguiente comenzó una serie de robos a transeúntes, a casas habitación y a los autos que anteriormente los vecinos dejaban por fuera de sus casas; la única iluminación con que contaban las calles aledañas eran las del mismo Cereso; ahora vecinos y transeúntes viven una pesadilla

Morelia, Michoacán, 27 de abril de 2017.- Luego de que el Centro de Readaptación Social (Cereso) “Francisco J. Múgica” cerrara sus puertas para los transgresores de la ley el pasado 2 de abril, la pesadilla comenzó para los habitantes de las calles aledañas a la construcción ubicado en el Poblado Ocolusen ya que apenas al siguiente día, es decir, el lunes 3 del mismo mes, comenzó una serie de robos a transeúntes, a casas habitación y a los autos que anteriormente los vecinos dejaban por fuera de sus casas.

Y es que mientras el Cereso funcionaba, las calles aledañas al mismo contaban con iluminación y solo de manera eventual se registraba algún robo ya que las torres de vigilancia del penal persuadían a quienes querían cometer algún ilícito en las casas cercanas pero más tardaron en cerrar las puertas, que en lo que llegaron los ladrones a hacer de las suyas.

El señor Alberto relató que a la fecha, la seguridad brilla por su ausencia pues por la noche, muchas personas acuden al Hospital de la Mujer que se ubica atrás del Cereso, “a la gente le quitan los celulares, hay asaltos todos los días, a mí me cristalearon mi auto y se llevaron todo por lo que junto con los vecinos, hacemos el llamado a las autoridades para que nos apoyen”.

Por su parte la señora Liliana dijo; “desde que se fue (cerraron) el Cereso no hay seguridad porque la luz del penal nos alumbraba y ahora, mucha gente se ha quejado que se les han metido a robar”, y agregó, que a una casa vecina le robaron televisión y dinero, por lo que pidió a las autoridades, “que pongan luz”.

La señora Diana coincidió con sus vecinos al señalar que “ya han robado varios carros precisamente por la falta de luz y nosotros pusimos focos pero aun así en las noche, está muy oscuro desde que se llevaron los presos del Cereso” y pidió, que acuda la seguridad pública “porque los rateros andan duros cada ratito robando carros”.

Cabe resaltar que al denunciar esta situación al Director de Alumbrado Sustentable del Ayuntamiento de Morelia, de inmediato acudió personal de su dependencia municipal a la calle Francisco Peñuñuri que está justo a un costado del penal, donde se colocó alumbrado en varios postes con lo que fue atendida la queja de los vecinos de esa calle, aunque la solicitud de los vecinos de las otras calles cercanas, es que al igual que a los otros, les pongan luminarias para inhibir de alguna forma que se sigan incrementando los robos que afectan su patrimonio.