Sí funcionan cámaras de vigilancia en Morelia; no hay quién las opere

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Otro de los problemas que tienen las cámaras es la falta de mantenimiento, pues desde hace algunos años no se ha hecho, supuestamente por el costo tan alto que representa tenerlas "al cien por ciento"

Otro de los problemas que tienen las cámaras es la falta de mantenimiento, pues desde hace algunos años no se ha hecho, supuestamente por el costo tan alto que representa tenerlas “al cien por ciento”

El problema consiste en la falta de personal que se requiere para poder monitorear la gran cantidad de pantallas que muestran “en tiempo real” lo que sucede en las calles donde están colocadas, pues actualmente tan solo un operador tiene a su cargo más de 100 pantallas, cuando lo ideal es un motorista por cada 4 pantallas

Morelia, Michoacán, 09 de octubre de 2017.- La ciudad de Morelia cuenta con cerca de 4 mil cámaras de seguridad distribuidas en varias calles principales, mismas que “son vigiladas” desde varios postes, cada uno de los cuales cuenta hasta con cuatro cámaras, en donde tres de ellas se encuentran fijas y una más se puede mover “para tener un mayor control cuando se cometa algún ilícito”.

Sin embargo, el problema consiste, según pudimos investigar con quienes conocen del tema, en la falta de personal que se requiere para poder monitorear la gran cantidad de pantallas que muestran “en tiempo real”, lo que sucede en las calles donde están colocadas, pues actualmente tan solo un operador, tiene a su cargo más de 100 pantallas, cuando lo ideal es que cada monitorista esté atento a lo que sucede en solo cuatro pantallas diferentes.

Otro de los problemas que tienen las cámaras es la falta de mantenimiento, pues desde hace algunos años no se ha hecho, supuestamente por el costo tan alto que representa tenerlas “al cien por ciento”.

La capital michoacana cuenta con dos tipos de cámaras, unas, las más antiguas, pueden mantener las imágenes guardadas por más tiempo que las cámaras más recientes las cuales tienen menos respaldo pero por el contrario, las más actualizadas tienen una mejor nitidez y un mayor acercamiento.

Un problema grave es que a muchas cámaras no se les puede brindar un mantenimiento ni preventivo ni correctivo, debido a que se encuentran instaladas en inmuebles que son propiedad privada y donde los dueños no permiten el paso de los técnicos, mientras que por su parte los sitios de repetición de señal, muchos se encuentran “caídos” o vandalizados.

La esperanza para quienes se encargan de monitorear los aparatos “vigilantes de ilícitos”, es que se les brinde una capacitación adecuada y actualizada a los tiempos pues es necesaria ya que a la fecha, el equipo con el que cuenta la ciudad es muy caro y a pesar de ello, no satisface las necesidades de la gente lo cual devalúa la inversión tan onerosa que se hizo y se está haciendo.

Cabe precisar que aunado a la cantidad de cámaras manejadas por el estado, hay que agregar las que son operadas por el municipio así como las de los domicilios y negocios particulares cuya cantidad no se precisa pero que seguramente, sobrepasarían las 4 mil establecidas en muchos puntos de la geografía moreliana.