Corrupción global / Teodoro Barajas Rodríguez

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor es Maestro en Gobierno y Asuntos Públicos, así como candidato a Doctor en Ciencias Políticas

El autor es Maestro en Gobierno y Asuntos Públicos, así como candidato a Doctor en Ciencias Políticas

Con los efectos de la globalización también se han expandido muchos males como una corrupción superlativa, actualmente la corrupción se incrementó de la mano de algunos oligopolios que les ha dado por ser enormes lavadoras de capital y practicar como deporte favorito los sobornos

 –

Morelia, Michoacán, 16 de julio de 2017.- A partir del famoso como pernicioso Pacto de Washington la humanidad se adentró en el modelo neoliberal en el que rifa el dinero, este estilo de dirigir la economía adelgazó a los estados para robustecer la cleptocracia e incentivar la codicia y avaricia de una oligarquía rampante que se ha convertido en la dueña del dinero que, cuando se lo proponen, lo ponen a dieta.

Con los efectos de la globalización también se han expandido muchos males como una corrupción superlativa, actualmente la corrupción se incrementó de la mano de algunos oligopolios que les ha dado por ser enormes lavadoras de capital y practicar como deporte favorito los sobornos.

La corrupción es hace mucho un mal sistémico en América Latina, basta observar lo que ha sucedido en diversos frentes: Brasil con Dilma y Lula, Perú con Ollanta Humala; así como otros puntos en los que se presumen los escándalos gigantescos en los que la ambición va de la mano de sobornos que carcomen la certidumbre en algunos países.

En nuestro país también se han registrado escándalos, acaso en mayor medida que en otras naciones y la lista parece incrementarse cada semana; por ejemplo el próximo lunes será extraditado a México el ex gobernador de Veracruz Javier Duarte “primero Dios” aseguró el presidente de Guatemala Jimmy Morales. Con el veracruzano se llegó al extremo en el asunto de expoliar recursos públicos de manera insultante, digamos como nunca en la historia de dicha entidad.

Otros ex mandatarios están detenidos y a la espera de regresar a nuestro país para enfrentar procesos legales y pesan sobre ellos imputaciones severas por daños al erario público, abusaron de su autoridad que les brindaba su estatus como gobernadores al estilo de los antiguos señores feudales.

La ética parece letra muerta en el servicio público en ocasiones parece asomar tímidamente en los tratados de Platón y Aristóteles, no obstante parece imponerse el formato maquiavélico que retrata la oscura condición humana.