Cristóbal Arias / Teodoro Barajas Rodríguez

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor es maestro en Gobierno y Asuntos Públicos, así como candidato a Doctor en Ciencias Políticas

El autor es maestro en Gobierno y Asuntos Públicos, así como candidato a Doctor en Ciencias Políticas

En nuestra entidad se anuncia la creación del Partido Michoacano Progresista que sería encabezado por Cristóbal Arias Solís quien fuera un cuadro distinguido del PRD, del que fue dirigente estatal y candidato a gobernador dos veces, próximamente habrá de ofrecer una conferencia de prensa para abordar el tema

Morelia, Michoacán, 17 de abril de 2016.- Los partidos políticos se crearon en la etapa contemporánea en Inglaterra, la gran ínsula fue el origen de tales organizaciones que se volvieron imprescindibles en las democracias, la causa última de dichos organismos que, en teoría, les debe distinguir una ideología, es el poder.

Actualmente en nuestro país los partidos están desprestigiados, el pragmatismo extremo ha carcomido sus ideología, principios y valores han sido absorbidos  por los esquemas electoreros; difícilmente se puede distinguir la izquierda de la derecha porque suelen aliarse en muchos momentos para lograr acceder al poder, así sin rubor.

Por ello en los últimos años las candidaturas independientes han ganado terreno como sucedió en Nuevo León con Jaime Rodríguez El Bronco, que hasta el momento no ha marcado diferencia porque ha trivializado la política, no tiene programa de gobierno pero si puede doctorarse en chistoretes y es campeón en promesas. Demagogo.

En nuestra entidad se anuncia la creación del Partido Michoacano Progresista que sería encabezado por Cristóbal Arias Solís quien fuera un cuadro distinguido del Partido de la Revolución Democrática del que fue dirigente estatal y candidato a gobernador dos veces, próximamente habrá de ofrecer una conferencia de prensa para abordar el tema, ahora que muchos optan por candidaturas independientes en Michoacán se fundará otro partido.

Arias Solís fue formador de muchos cuadros del perredismo que han participado en los gobiernos de Lázaro Cárdenas Batel, Leonel Godoy y de Silvano Aureoles, muchos ya no lo recuerdan porque la gratitud es una virtud que en política suele ser escasa, casi extinta.

Cristóbal fue dirigente del PRI y del PRD en Michoacán, senador, diputado federal y dos veces candidato a gobernador, además fue un joven secretario de Gobierno en la gubernatura de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, seguramente es la figura más recordada del Sol Azteca en su primera edad en la entidad en los años aciagos de la persecución salinista y la multiplicación de fraudes como los panes bíblicos.

Habría que ver lo que sucederá con el nuevo partido en el que participan cuadros que han sido vinculados al PRD como Uriel López Paredes o Julio Santoyo, Cristóbal Arias Solís no fue aprovechado por los gobiernos estatales que emanaron del perredismo.

Cristóbal es un político diferente, es más de letras que de chismes, opta por la ironía y los libros y le gusta la poesía. Suele ser más ameno discutir con Arias de libros que de política, de cine que de partidos.

Aunque no sabemos qué éxito podría tener un nuevo partido en una era en la que éstos no gozan de cabal salud, en un tiempo en el que se han abierto otras puertas con la etiqueta de independientes y en el que las ideologías sucumben ante el encanto extraño del pragmatismo que parece alimentarse de las máximas maquiavélicas para abreviar el camino al poder.

Algo tendrá que decir Cristóbal Arias Solís ahora en otra trinchera.