Cuba y Castro, algunos datos / Alejandro Vázquez Cárdenas

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor de este artículo es el reconocido Doctor Alejandro Vázquez Cárdenas

El autor de este artículo es el reconocido Doctor Alejandro Vázquez Cárdenas

57 años duró esta dictadura, con mucho la más larga de Latinoamérica, pues Stroessner en Paraguay, permaneció “únicamente” 37 años en el poder. Tenemos que irnos a una escala mundial, donde solo una dinastía ha durado más, pero incluyendo a tres generaciones de dictadores: Kim-Il Sung, Kim Jong-Il y Kim Jong-U

Morelia, Michoacán, 29 de noviembre de 2016.- Ha muerto Fidel Castro a la avanzada edad de 90 años. El último alabardero de la extinta Unión Soviética ha abandonado este mundo, después de mantener controlada la isla de Cuba con puño de hierro durante 57 años, y de paso haber arruinado su economía.

57 años duró esta dictadura, con mucho la más larga de Latinoamérica, pues Stroessner en Paraguay, permaneció “únicamente” 37 años en el poder. Tenemos que irnos a una escala mundial, donde solo una dinastía ha durado más, pero incluyendo a tres generaciones de dictadores: Kim-Il Sung, Kim Jong-Il y Kim Jong-Un; abuelo, padre e hijo que llevan en el poder desde 1948 en Corea del Norte.

Las noticias sobre Cuba son frecuentes en nuestro medio, por su revolución en contra de la dictadura de Batista, por la personalidad de sus barbudos líderes, Castro, Guevara, Matos y Cienfuegos, y por su veloz transformación en satélite de la URSS. Al poco tiempo del triunfo de la revolución, el comandante Huber Matos ya estaba en la cárcel, el carismático comandante Camilo Cienfuegos, con grandes diferencias con Castro, había perecido en conveniente accidente de aviación, el estalinista Ernesto Che Guevara había entrado en severos desacuerdos con Castro e iniciaba su periplo que lo llevaría a África y posteriormente a morir en Bolivia. Su total alineamiento con el bloque soviético en plena “guerra fría” y la fulminante expropiación sin mayor trámite de empresas norteamericanas derivaron en un enfrentamiento con los Estados Unidos que condujo a un embargo comercial.

México es un país que tradicionalmente no lee. Los tirajes de nuestros periódicos son  irrisorios  y  los medios masivos, fundamentalmente la televisión no se distinguen por su cultura, el resultado: Un pueblo mal informado.

Por ejemplo, muchos no saben o ya no recuerdan que la desaparecida URSS enviaba a Cuba, en calidad de subsidio, miles de millones de dólares, la politóloga Irina Zorina, de la Academia de Ciencias de Rusia, ha calculado en más de 100 mil millones de dólares transferidos a lo largo de tres décadas. Una cifra increíble, superior a la suma del Plan Marshall y la Alianza para el Progreso, para una población que apenas alcanza los 10 millones.

Esta bárbara transferencia de dinero explica entre otras cosas, su total sometimiento y como subproducto de esta subordinación se dio el envío de tropas cubanas a Angola, a luchar a nombre de la URSS, llegando a estar más de 300 mil efectivos cubanos en África. Que yo recuerde jamás leí una sola línea de nuestros “intelectuales” condenando está abierta intervención militar por parte de un país latinoamericano en un país africano.

Estos miles de millones permitieron a Cuba sostener un costoso aparato sanitario, deportivo y educativo, que a pesar de su desastrosa política centralizada le permitió progresar en estos niveles. Y, ¡ojo! Aquí hay que recordar que el llamado por los apologistas de Castro, “criminal bloqueo” no afectó ni afecta para nada el comercio de Cuba, en primer lugar, porque no es bloqueo, sino un embargo comercial de los Estados Unidos a Cuba, pero Cuba puede comerciar y comprar todo lo que quiera en Europa, Japón, Canadá, México, etcétera. Que ahora poco pueda comprar y poco tengan en la isla no es por el “criminal bloqueo”, sino por la sencilla razón de que no tienen dinero.

Las cartillas de racionamiento, presentes desde los 60, están aún vigentes y ferozmente vigiladas por los omnipresentes Comités de Defensa de la Revolución (CDR).  

En cuanto al celebrado sistema de salud, muchos olvidan que Castro heredó un sistema muy avanzado, su mortalidad infantil era la menor en Latinoamérica, inclusive menor que la de los propios Estados Unidos. Su estructura sanitaria estaba por delante de la de Francia, Bélgica, Alemania Occidental e Israel, países que actualmente ya han rebasado a Cuba. A la fecha, sólo existen unos pocos hospitales muy bien equipados, pero a ellos sólo tienen acceso los extranjeros que pagan en dólares, los miembros de la nomenklatura y altos funcionarios. El resto de los hospitales están peligrosamente mal equipados, con severas carencias y con un desabasto crónico de medicamentos.

Y no hablaré sobre derechos humanos, votaciones, ni libertad de expresión,  ni de fusilados, ni de las saturadas cárceles ni de la prohibición de sindicatos y partidos políticos.

Ésta es la triste realidad cubana, pero si a alguien no le agrada, por favor lea el periódico oficial cubano Granma, o La Jornada. Ahí se describe poco menos que el paraíso.

Nada hay como vivir en la ignorancia