De Primera Mano / Oportunismo priísta

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
La anticipada negativa del PRI ante una posibilidad de renegociación de la deuda no es más que una advertencia a Silvano Aureoles de que el tricolor opondrá resistencia y se “venderá” caro para aprobar las iniciativas que vengan desde el Ejecutivo

La anticipada negativa del PRI ante una posibilidad de renegociación de la deuda no es más que una advertencia a Silvano Aureoles de que el tricolor opondrá resistencia y se “venderá” caro para aprobar las iniciativas que vengan desde el Ejecutivo

A 33 días del arranque del gobierno de Silvano Aureoles, la bancada del PRI en el Congreso del Estado le demanda al perredista que haga lo que en 3 años 7 meses y 15 días no hicieron los gobernadores del tricolor: Que proceda legalmente contra los responsables de la deuda

Morelia, Michoacán, 05 de noviembre de 2015.- De manera oportunista, ayer el grupo parlamentario del PRI en la 73 Legislatura del Congreso del Estado salió a fijar postura sobre la posibilidad de que se solicite una nueva renegociación de la deuda pública de Michoacán.

Aun cuando los mismos diputados priístas, encabezados por su coordinadora Adriana Hernández Íñiguez, reconocieron que no existe una solicitud formal por parte del gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, para una eventual reestructuración, de manera tajante fijaron una postura, con un “no” rotundo a la posibilidad de transitar en ese sentido.

El argumento fue lo que más llamó la atención de los presentes, pues aseguraron que no aprobarán cualquier solicitud de renegociación mientras no se transparente y se aclare el destino de los créditos contratados con anterioridad. Pero además, criticaron a Silvano porque a 33 días del arranque de su mandato nada había hecho para fincar responsabilidades a los posibles culpables de la deuda pública de Michoacán.

Aquí los diputados del PRI debieron haberse mordido la lengua, pues demandan al nuevo titular del Ejecutivo estatal que en poco más de un mes haga lo que en un periodo de 3 años 7 meses y 15 días no hizo la recién concluida administración estatal priísta, con sus gobernadores Fausto Vallejo Figueroa, Jesús Reyna García y Salvador Jara Guerrero.

Habrá que recordar que transparentar las finanzas y castigar a los responsables del desfalco financiero de Michoacán fue uno de los compromisos de campaña de Fausto Vallejo, uno de los muchos que no cumplió.

Tampoco se debe olvidar que el cuatro veces alcalde de Morelia anunció al arranque de su administración que solicitaría la reestructuración de la deuda pública, pero para presentar la solicitud formal dejó pasar un largo periodo de más de 7 meses, pues con obvios cálculos políticos evitó subir el tema a debate durante las campañas presidenciales de 2012 para no afectar la votación en perjuicio del hoy presidente de México, Enrique Peña Nieto.

Más allá de que los diputados encabezados por Adriana Hernández aseguran que sus exigencias de justicia van contra quien caiga, sea de la militancia política que sea, lo cierto es que los dardos van dirigidos contra los ex gobernadores perredistas Lázaro Cárdenas Batel y sobre todo Leonel Godoy Rangel, pues buscan desgastar a Silvano al pretender demostrar que no actuará contra militantes de su propio partido.

Lo curioso es que ni siquiera Fausto Vallejo, Jesús Reyna o Salvador Jara actuaron contra sus antecesores del PRD, cuando al menos en teoría no tenían relación partidista con ellos.

Ahora bien, los diputados del PRI criticaron a los funcionarios del gobierno de Aureoles Conejo porque después de 33 días en funciones “siguen anclados en la formulación de planes y proyectos”, pero cuando se cuestionó a la presidenta de la Comisión Inspectora, Yarabí Ávila González, sobre los nombres de los posibles responsables del desfalco, ella misma solicitó más tiempo para conocer la información y no hacer declaraciones de manera irresponsable. Y eso que la neopriísta  tenía ya 48 días en funciones.

¡Es más!, pese a que se cuestionó a los nuevos funcionarios estatales porque no han comenzado a dar resultados, el diputado Wilfrido Lázaro Medina anunció que será hasta la próxima semana cuando el grupo parlamentario del PRI en el Congreso del Estado presentará su agenda legislativa, es decir, su plan de trabajo con las líneas en las cuales la bancada priísta comenzará a trabajar.

Más allá de lo que se declaró en esa rueda de prensa, considero que lo más importante es lo que no se dijo. La anticipada negativa del PRI en la 73 Legislatura ante una posibilidad de renegociación de la deuda no es más que una advertencia a Silvano Aureoles de que el tricolor opondrá resistencia y se “venderá” caro para aprobar las iniciativas que vengan desde el Ejecutivo.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com