De Primera Mano / Salvador Jara, un títere bastante caro

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Lo he dicho desde que Jara Guerrero estaba como gobernador y lo repito ahora: Su único mérito como titular del Ejecutivo estatal fue estar físicamente sano y mantener ocupada la silla del gobernador de Michoacán

Lo he dicho desde que Jara Guerrero estaba como gobernador y lo repito ahora: Su único mérito como titular del Ejecutivo estatal fue estar físicamente sano y mantener ocupada la silla del gobernador de Michoacán

En el Gobierno de Michoacán, los resultados del ahora subsecretario de la SEP fueron nulos, ¿pero qué tal en la nómina y en el erario público? Jara Guerrero pudo haber sido un títere de Alfredo Castillo, pero nos costó y nos seguirá costando mucho a los michoacanos

Morelia, Michoacán, 26 de noviembre de 2015.- Pues habrá sido un títere, pero bastante caro para los michoacanos. Una vez más, el ex rector de la UMSNH, Salvador Jara Guerrero, ha vuelto a ser noticia en los últimos días, y como ha sido la constante a lo largo de los últimos dos meses, para mal.

Ahora ha salido a la luz pública que el ex gobernador de Michoacán ha obtenido, de manera por lo menos sospechosa, una jubilación por poco más de 51 mil pesos mensuales, como Profesor e Investigador Titular Categoría C.

¿Por qué digo esto? Porque antes de renunciar a la rectoría de la Universidad Michoacana para convertirse en gobernador sustituto de Michoacán, su nivel era Categoría B, y de acuerdo con los tabuladores de la institución su pensión sería de casi la mitad de lo que ahora obtuvo.

Es decir que, mientras Salvador Jara cobraba como titular del Poder Ejecutivo estatal –cargo en el que se quedó corto con creces-, de manera “mágica” subió de nivel académico en la UMSNH sin necesidad de estar en funciones.

En el Gobierno de Michoacán, el ex rector y su camarilla de corifeos nos salieron bastante caros a los michoacanos, ya que no sólo se enfocaron a ocupar plazas laborales de funcionarios de primero, segundo y tercer nivel para cobrar –y muy bien- sin sentirse con la obligación de cumplir metas de gobierno, de trabajar o de dar resultados, sino que además, ahora se presume que de parte de varios de ellos se perpetró un multimillonario desvío de recursos, de casi mil millones de pesos.

Lo he dicho desde que Jara Guerrero estaba como gobernador y lo repito ahora: Su único mérito como titular del Ejecutivo estatal fue estar físicamente sano y mantener ocupada la silla del gobernador de Michoacán.

Desde que inició su mandato en adelante, el ex rector fue considerado un títere de Alfredo Castillo Cervantes, el entonces comisionado nacional para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán. Pero, ¿cuál fue su saldo en la gubernatura en los diferentes rubros?

En el tema de seguridad se logró en cierta medida la pacificación de algunos puntos del estado, como consecuencia de enviar fuerzas federales en bola a los sitios más conflictivos. Sin embargo, en contraparte, los grupos de autodefensa se sustituyeron parcialmente por la Fuerza Rural, que ahora se ha confirmado, estuvo infiltrada por el mismo crimen organizado al que estaba combatiendo, y además, los delitos del fuero común se incrementaron de manera exponencial.

Por lo que se refiere al tema financiero, la deuda se incrementó en alrededor de 2 mil millones de pesos; según eso se pagaron casi 4 mil millones de pesos de lo que se adeudaba a proveedores y se informó que esa deuda había quedado en 9 mil millones de pesos. Sin embargo, las nuevas autoridades estatales han revelado que eso fue mentira, pues la deuda con proveedores que se dejó era realmente de 14 mil millones de pesos.

En transparencia tampoco se avanzó, pues en los hechos el gobierno encabezado por Salvador Jara fue igual de obscura o más que las que le antecedieron, al grado de que sólo algunos medios “amigos” tenían acceso a entrevistas con el gobernador.

Tampoco en educación hubo grandes logros, al grado de que ni siquiera apoyó gran cosa a la Universidad Michoacana, siendo que sólo días antes de tomar posesión como gobernador, en su calidad de rector, pedía y pedía más recursos públicos para la institución.

Pero eso sí, antes de irse decretó que todos los ex gobernadores tendrán derecho a contar con siete escoltas por lo menos por tres años, y no queda claro sí obtendrá también pensión por su paso por el Ejecutivo.

En el Gobierno de Michoacán, los resultados del ahora subsecretario de la SEP fueron nulos, ¿pero qué tal en la nómina y en el erario público? Jara Guerrero pudo haber sido un títere de Alfredo Castillo, pero nos costó y nos seguirá costando mucho a los michoacanos.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com