De Primera Mano / Solalinde…, ¡infórmese!

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
A final de cuentas, con todas las señales que ha venido enviando de un tiempo para acá, ya verá usted que estará, por dentro o por fuera, apoyando las aspiraciones políticas de un candidato presidencial

A final de cuentas, con todas las señales que ha venido enviando de un tiempo para acá, ya verá usted que estará, por dentro o por fuera, apoyando las aspiraciones políticas de un candidato presidencial

El activista político que se hace pasar por sacerdote católico vino a Morelia  a impulsar a un candidato a presidente de la CEDH y pronosticó que en Michoacán podría haber otro Ayotzinapa; ¿está mal informado sobre las actividades de sus defendidos o es malintencionado?

Morelia, Michoacán, 08 de noviembre de 2015.- En días pasados el activista político que se hace pasar por sacerdote católico, Alejandro Solalinde Guerra, vino a Morelia a dos cosas: 1) Impulsar a un candidato a presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH); y, 2) Anticipar que en Michoacán podría configurarse otro Ayotzinapa.

Al famoso “padre” Solalinde le parece que sus incendiarias declaraciones se justifican con el amago del gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, en el sentido de que no permitirá más bloqueos de carreteras por parte de los normalistas, que a todo se dedican, menos a estudiar para ser profesores de educación básica en la entidad.

El mandatario estatal mandó decir al prelado que “se aplaque” con sus declaraciones, porque las condiciones en Michoacán no son similares a las de Guerrero cuando ocurrió la aparente masacre del 26 de septiembre de 2014 en el municipio de Iguala.

Ahora, Solalinde –quien vive, se mantiene y alimenta su ego con notas amarillas- ha pretendido hacer de esas declaraciones un escándalo, se ha querido victimizar ante medios de comunicación nacionales, al interpretar que se le ha querido censurar.

Yo más bien preguntaría si antes de hacer sus señalamientos, el activista político estaba bien informado o más bien actuó de manera malintencionada para cuestionar y poner en entredicho a un gobierno con el cual no comulga, como ha venido haciendo en gran parte de la geografía mexicana.

¿Sabrá Solalinde que a cientos de miles, tal vez a millones de michoacanos, los normalistas ya nos tienen hartos con sus bloqueos de carreteras, libramientos, vialidades, centros comerciales, empresas, bancos y demás?

¿Sabrá, o es que acaso justifica, que los “angelitos” secuestran autobuses y casetas de autopistas cada vez que se les pega su regalada gana y que cobran cuotas de peaje, haya caseta o no?

¿Sabrá que bajan en la carretera a los pasajeros de los autobuses que pagaron un boleto para llegar a su destino?

¿Sabrá, o justifica, que secuestran camiones y camionetas repartidores de distintos productos y se roban la mercancía?

¿Estará informado de los daños y afectaciones que causan a miles o millones de personas que sí trabajan y de que millones tenemos serias dudas sobre su preparación y sus habilidades para dedicarse a la docencia y vivir de ello por el resto de sus vidas?

¿Se habrá enterado de que a pesar de su belicosidad los normalistas de Michoacán han sido tratados con excesiva amabilidad por parte de las autoridades michoacanas, anteriores y actuales?

Yo no defenderé al gobierno de Silvano, porque no es mi papel y para ello tiene un equipo, pero sí pongo en duda los señalamientos incendiarios del famoso “padre Solalinde” y puedo aseverar que tienen fines políticos.

A final de cuentas, con todas las señales que ha venido enviando de un tiempo para acá, ya verá usted que estará, por dentro o por fuera, apoyando las aspiraciones políticas de un candidato presidencial de quien no voy a decir su nombre, pero ahora no es del PRI, del PAN ni del PRD (aunque ocupó altos cargos con dos de ellos), es tabasqueño, fue jefe de Gobierno del Distrito Federal, ha venido aspirando por la Presidencia de la República de unos 12 años a la fecha y le dicen “El Peje”.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com