El Chapo, otra vez / Teodoro Barajas Rodríguez

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor es maestro en Gobierno y Asuntos Públicos, así como candidato a Doctor en Ciencias Políticas

El autor es maestro en Gobierno y Asuntos Públicos, así como candidato a Doctor en Ciencias Políticas

Peor imposible para la gestión del presidente Enrique Peña Nieto quien ha vivido sus peores  momentos al frente de la presidencia de la república, otro escándalo que abona al descrédito del gobierno, una historia más que se abona a los yerros cometidos en los últimos años

Morelia, Michoacán, 12 de julio de 2015.- Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera volvió a fugarse, de nueva cuenta hace agua el sistema penitenciario que no garantiza la reclusión y el tufo huele a corrupción porque no hay otra manera de explicar semejante hecho que tuvo que contar con la complicidad de gente que labora en el penal de alta seguridad del Altiplano. Se trata de la primera fuga en el ya legendario centro penitenciario de supuesta máxima seguridad que ahora nos percatamos no lo es tanto. Segunda vez que el Chapo logra escapar, primero del penal de Puente Grande ahora de la cárcel que se ubica en Almoloya de Juárez, una historia más plagada de irregularidades.

Líder del cártel de Sinaloa, Guzmán Loera está de nuevo libre, las autoridades ya han declarado a 30 servidores públicos que se ubicaban al interior del citado penal para investigar cómo sucedió el hecho, un túnel sirvió al capo para salir del encarcelamiento, ello no surge espontáneamente porque a legua se evidencia que se ha tratado de un acto concertado que involucraría a gente de fuera y dentro del centro penitenciario.

Donald Trump al enterarse volvió a sus cuestionamientos con relación a México, en su cuenta de redes sociales el racista millonario expresó “se los dije” para señalar la “corrupción increíble” que se padece en nuestro país. Me pregunto quién refutará ese dicho lapidario del aspirante a la presidencia de Estados Unidos vía el Partido Republicano.

Peor imposible para la gestión del presidente Enrique Peña Nieto quien ha vivido sus peores  momentos al frente de la presidencia de la república, otro escándalo que abona al descrédito del gobierno, una historia más que se abona a los yerros cometidos en los últimos años.

A veces pareciera que diversos actos sucedidos en nuestro país fueran argumentos de ficción para la pantalla del celuloide pero no, la realidad supera la imaginación, suele ser brutal porque no es más que la verdad, la cual indica el grado de la descomposición, corrupción y deficiencia de las autoridades que no atinan porque son acumuladoras de mayor desprestigio.

El Chapo Guzmán ha protagonizado dos fugas de las cárceles que, en teoría, son inexpugnables pero la realidad demuestra que no lo son tanto en gran medida por la complicidad y omisión de quienes deberían evitar esos sucesos que exhiben la alta vulnerabilidad del sistema penitenciario, queda claro.