Es mi opinión / Colima, elección al aire

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
La autora es licenciada en Economía por la UMSNH; consejera nacional y estatal del PAN; empresaria y ex funcionaria pública. Orgullosa madre de familia.

La autora es licenciada en Economía por la UMSNH; consejera nacional y estatal del PAN; empresaria y ex funcionaria pública. Orgullosa madre de familia.

Con todo lo que se disponga, capacidad operativa, política, recursos, mañas y triquiñuelas, los partidos políticos se lanzarán en pos de obtener una gubernatura para su medallero rumbo al 2018

Morelia, Michoacán, 04 de noviembre de 2015.- Los factores que causan la nulidad de una elección son diversos y también los mecanismos orientados a avalar las pruebas dispuestas para cancelar los votos depositados en las urnas.

No es un secreto el clamor que despiertan unos comicios, más aún cuando los candidatos tienen preferencia del 50/50; las encuestas no presentan la misma tendencia y si durante la contienda existen descalificaciones o escándalos que comprometen la integridad de uno de ellos.

Recordemos por un instante qué sucede el día de votación: Nos preparamos para acudir a votar por el candidato que nos convenció con meses previos de campaña, esperamos a que la jornada trascienda de manera tranquila y poco después estamos pendientes de las encuestas de salida y del PREP.

En algunos casos la diferencia de votos entre un candidato y otro es abismal o de margen considerable, pero en otros, apenas unos cuantos puntos separan a los aspirantes.

Tal fue el caso de Colima, que durante las pasadas elecciones contaba con dos candidatos populares, Ignacio Peralta por la coalición PRI-PVEM-Panal y Jorge Luis Preciado por el Partido Acción Nacional.

Aquel 7 de junio los comicios en esa entidad despertaron el interés de todo el país, pues se vivía una reñida disputa en el conteo de votos, misma que más tarde se agrandaría con las declaraciones de la consejera presidente del Consejo Electoral de Colima, Felícitas Alejandra Valladares, quien causó gran confusión al dar primero como ganador a Preciado y después a Peralta.

Tras días de incertidumbre y finalizado el cómputo estatal, se dio como ganador a José Ignacio Peralta, que se colocó en primer lugar con 487 sufragios por encima de Jorge Luis Preciado, diferencia que se ampliaría a 506 tras un recuento total.

Hace unos días, el Tribunal Electoral del Poder Judicial anuló la elección a la gubernatura, luego de que el Partido Acción Nacional presentara como prueba causal de nulidad, audios en los que se escucha al secretario de Desarrollo de la entidad, Rigoberto Salazar Velasco, ordenar a otros funcionarios de gobierno apoyar al candidato del PRI.

El Tribunal concluyó que las pruebas demostraban que hubo injerencia del gobernador en el proceso electoral y se ordenó llevar a cabo una elección extraordinaria.  Al momento, ya se ha nombrado como gobernador interino a Ramón Pérez Díaz, quien estará al frente del estado hasta el próximo 18 de enero y se espera la fecha en la que se realizarán los nuevos comicios.

Con todo lo que se disponga, capacidad operativa, política, recursos, mañas y triquiñuelas, los partidos políticos se lanzarán en pos de obtener una gubernatura para su medallero rumbo al 2018. Esta elección extraordinaria marcará la tónica de nuevas alianzas que se avizoran para todo lo que está por ponerse en juego para 2016. Es mi opinión…