¿Estamos ante una tercera guerra mundial? / Alejandra Ortega

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
La autora, Alejandra Ortega, es subdirectora de ATIEMPO.MX, con una amplia trayectoria de más de 15 años en los medios de comunicación

La autora, Alejandra Ortega, es subdirectora de ATIEMPO.MX, con una amplia trayectoria de más de 15 años en los medios de comunicación

Aunque a muchos nos parezca inaudito o extraño hablar de una tercera guerra mundial en nuestros días, lo cierto es que las potencias y los países más fuertes están entramados en una compleja crisis, que tiene su foco en Siria

Morelia, Michoacán, 16 de abril e 2017.- ¿Estamos ante una tercera guerra mundial?

Aunque a muchos nos parezca inaudito o extraño hablar de una tercera guerra mundial en nuestros días, lo cierto es que las potencias y los países más fuertes están entramados en una compleja crisis, que tiene su foco en Siria.

Esta parte del mundo, siempre ha estado en conflicto, no es nuevo. Lo que sí es nuevo, son los ataques constantes por parte de Estados Unidos, sólo que disfrazados, y que han causado miles de muertes de personas inocentes.

Tal vez no nos suene muy familiar ISIS o el Estado Islámico, y es que hay una grave manipulación de la información por medios de comunicación estadounidenses que confunden, con toda intención a la gente, para que creamos que Isis, este grupo terrorista culpable de grandes atrocidades en aquella parte del mundo y hasta en Europa, sólo puede ser exterminado por Estados Unidos.

Lo cierto es que ISIS o el Estado Islámico, es un grupo de asesinos a sueldo, que se vende al mejor postor y en este caso es Estados Unidos quien lo financia y ls provee de armamento y de vehículos para tener en jaque a Siria y a su presidente Bashar al-Ásad.

De esta forma, los norteamericanos mantienen su influencia en esa región estratégica.

Ya Donald Trump, cuando era candidato acusaban a Clinton y Obama de ser los artífices de estos grupos. Trump aseguraba que al ganar la Presidencia acabaría con el terrorismo en Medio Oriente, quitando el financiamiento al Estados Islámico y cuando llega a la Presidencia de hecho lo hizo, dejó de enviarles recursos y vimos un rápido deterioro de ese grupo, que dejó de ser noticia por varios meses.

Pensábamos que los había desarticulado. Sin embargo, sucedió algo que nadie esperaba: Un ataque con armas químicas en poblaciones Sirias, que fue curiosamente bien documentado por medios de comunicación como CNN con videos en el mismo instante en que todo ocurría, incluso en zonas muy alejadas unas de otras. Los videos corrieron como la pólvora por todo el mundo.

Las supuestas evidencias, mostraban a personas, sobre todo niños, que morían por el efecto de las armas químicas y que según el Pentágono, fue un ataque perpetrado por Bashar al-Ásad, quien de inmediato salió a desmentir la acusación, alegando que su país no tiene ninguna arma química, pues todas las había entregado y que este era sólo un pretexto o falsa bandera, para la intervención de los norteamericanos que bombardearan Siria con 59 misiles, e incluso hicieron explotar la madre de todas las bombas en Afganistán, según ellos para acabar con ISIS, aunque en realidad explotó en una zona en donde habitan unas 95 mil personas. Esto ante los elogios y aplausos de los países aliados de esa nación.

Es claro que todo estaba muy bien planeado porque incluso la decisión de lanzar estos misiles la hizo precisamente cuando el presidente de China estaba de visita en la Casa Blanca, es decir, lo tenían en ese momento neutralizado.

Durante las sesiones del Consejo de seguridad de las Naciones Unidas, han quedado claras las posiciones de los demás países. Unos que aplauden y muestran apoyo a la decisión unilateral de Estados Unidos y otros que han condenado esta intervención, incluso algunos como Bolivia y obviamente Rusia e Irán han hecho críticas muy duras en contra de Trump.

El conflicto ha tomado un cariz internacional, con muchos países involucrados, muchos países tomando parte de uno u otro bando, por lo que se puede hablar, ciertamente, de una tercera guerra mundial, en donde algunos como Reino Unido, Israel, Canadá, Francia y Turquía están a favor de Estados Unidos, mientras que en contra están Rusia, China, Irán y se incorpora recientemente Corea del Norte, que dijo estar lista para la guerra contra Estados Unidos y este sábado durante el desfile del Día del Sol, Norcorea exhibió varios misiles y proyectiles de largo alcance, justo cuando Washington había enviado un grupo de ataque a las costas de Corea.

Este día también, Trump recula y retira a su flota para cambiar de estrategia y limitarse a una política de presión frente a Kim Jong-un.

Los países se miden, muestran su fuerza. De lo que sí estamos seguros, es de que esta guerra no será como las anteriores.