Fracaso de la cultura física y deportiva en México

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor es Maestro en Derecho; ha sido diputado federal y catedrático de la UMSNH; ha tenido diversos cargos partidistas a nivel estatal y nacional; actualmente es secretario de Operación Política del CEN del PRD

El autor es Maestro en Derecho; ha sido diputado federal y catedrático de la UMSNH; ha tenido diversos cargos partidistas a nivel estatal y nacional; actualmente es secretario de Operación Política del CEN del PRD

El presupuesto para financiar el deporte mexicano este año es de 757 millones 805 mi763 pesos 94 centavos; cantidad multimillonaria nada despreciable en manos de un inexperto en el deporte, que no tiene plan ni proyecto deportivo, solo la amistad del Presidente de la República

Morelia, Michoacán, 24 de agosto de 2016.- Cada justa deportiva en los mundiales por disciplina, juegos panamericanos y Olimpíadas, entre otros eventos internacionales del deporte, son la oportunidad para que cada País participante exponga sus mejores hombres y mujeres en la diversidad de disciplinas deportivas.

La economía, seguridad, bienestar social, índices de felicidad y otros indicadores,  son parámetros para comparar el desarrollo de los países en el mundo. El tablero del medallero en los eventos deportivos no son quizás un indicador,  pero estar en la lista internacional en los primeros sitios da prestigio.

Las Naciones con más medallas en su haber, son también los países con mejores niveles de salud en la población, y eso no es casual; tiene que ver con la importancia que le dan a la cultura física y el deporte.

En otros países la Cultura Física y Deporte es parte de su Política Pública de Educación; fuera de México el deporte es una materia obligatoria en la formación educativa de los niños y niñas. Es además la coyuntura para que los maestros y entrenadores seleccionen los alumnos con aptitudes y destrezas deportivas.

En México la materia de educación física es parte del recreo, es una hora sin plan ni contenido, es correr y brincar, es pase de lista y nada más. No pasa nada y no hay quien haga algo pese al primer lugar en obesidad infantil.

La política deportiva de nuestro País ha sido exhibida en las Olimpiadas de Rio 2016, el titular de la CONADE Alfredo Castillo brilla más por su excentricismo, que por el brillo de las escasas medallas que ha conseguido la delegación mexicana.

Desde la llegada del titular de la CONADE  han sido notorios sus pleitos con las Federaciones deportivas, Comité Olímpico Mexicano y otros organismos deportivos. Da la impresión que se pelean más por los negocios que generan los eventos deportivos, que por la adjudicación de los resultados y glorias deportivas.

Ante los resultados insuficientes del deporte en las Olimpiadas de Rio, urge un replanteamiento en la política pública del deporte mexicano. Por salud necesitamos más deporte en cantidad y calidad, por el bien del deporte mexicano se necesitan cambios estructurales de forma y fondo.

Hasta ahora los resultados son logros más personales de los deportistas mexicanos, que resultados planeados desde la CONADE. El presupuesto para financiar el deporte mexicano este año es de 757 millones 805 mi763 pesos 94 centavos; cantidad multimillonaria nada despreciable en manos de un inexperto en el deporte, que no tiene plan ni proyecto deportivo, solo la amistad del Presidente de la República.

CONSPIRACIÓN DE VALLADOLID

Alfredo Castillo titular de la CONADE hasta ahora es un hombre habilidoso para mantenerse vigente, logró mantenerse contra la embestida de las Televisoras y Organismos Deportivos por lucha de intereses.  A su llegada comparecerá ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, ante Senadores y Diputados explicará la política deportiva y sus escasos resultados. Si renuncia será por la poca decencia que le queda, si se mantiene será por la voluntad desde Los Pinos, y el deporte seguirá igual que siempre.