Guapocracia mexicana / Hugo Gama

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Hugo Gama es Maestro en Derecho por la Universidad La Salle México, así como abogado especialista en propiedad industrial

Hugo Gama es Maestro en Derecho por la Universidad La Salle México, así como abogado especialista en propiedad industrial

Ejemplos de la guapocracia mexicana tenemos muchos, en Chiapas actualmente, el ex gobernador de Nuevo León, o el ex candidato priista Raul Osorio, el propio actor Andrés García quien buscó la alcaldía de Acapulco o el más famoso y que es conocido por todos… ese precisamente que le pasó por mente

Morelia, Michoacán, 29 de agosto de 2016.- Con el nuevo siglo aparece una nueva clase política en México, galanes, metrosexuales, de dientes blancos, corbata de marca impecable; sujetos que llaman la atención y se convierten en un estereotipo de político moderno novelesco, con la gran características de estar siempre acompañados de periodistas, que hacen de ellos los versión mexicana del actor y galán italiano Marcello Mastroianni.

pena_0 160829El nuevo modelo de político tiene una característica peculiar, resultan ser individuos no del todo ajustados al tradicionalismo intelectual de los políticos que no han sido víctimas del ostracismo de la pantalla chica; distan de aspirar al menos a una posición intelectual moderada o mediana, eso no les interesa, lo importante es salir guapos en la cámara.

Realza en ellos una postura plastificada, empastada por un guión que solo se memoriza y se actúa con la sonrisa, las manos y hasta con el cabello. Las ideas (de dónde nacen los programas de gobierno o las reformas), son la emulación u opinión de algún organismo o ente con intereses propios, que se replican incluso con poco análisis y sin considerar las bemoles sociales, económicas,  políticas endógenas o incluso naturales, pues ello no es necesario porque la realidad se puede alterar desde las cámaras.

1501-201407938542 160829México se ha convertido en un mosaico de formas y sistemas de gobierno propio en el mundo y que no es precisamente para presumir, aunque pudiéramos llevarnos medalla de oro en simulación del orden constitucional y en pragmatismo de selección del tipo de gobierno que se requiere para el momento histórico.

En nuestra Carta Magna presumimos una democracia, pero el último siglo ha dejado claro que eso es un sistema del que estamos lejanos aún, la realidad da cuenta de ello, hemos sido gobernados  por la aristocracia bajo los intereses de la oligarquía, que ahora utiliza la telecracia para imponer una guapocracia (término utilizado en las elecciones españolas).

El país, un estado o un municipio no pueden ser dirigidos bajo la lógica del producto exclusivamente guapo, pudiéramos tener gobernantes bien parecidos, pero cultos, preparados e inteligentes, pues sus decisiones afectan a millones de personas, es en ese momento donde el derecho moral y ético personal debe aparecer, generando una auto ponderación con el derecho a ser electo, pues como lo señaló el escritor Carlos Fuentes, -no se puede gobernar a partir de la ignorancia-.

metro-candidato-tv 160829Ejemplos de la guapocracia mexicana tenemos muchos, en Chiapas actualmente, el ex gobernador de Nuevo León, o el ex candidato priista Raúl Osorio (empleado de Tv Azteca), el propio actor Andrés García quien buscó la alcaldía de Acapulco o el más famoso y que es conocido por todos… ese precisamente que le pasó por mente.

Plan B

Ante el eventual rechazo a la guapocracia, los partidos políticos y los poderes facticos pareciera tienen un Plan B, experimentan ahora con personajes populares, famosos y que pudieran parecer cercanos al colectivo, aunque con la misma característica de ignorantes, como la actriz y diputada federal Carmen Salinas.