La bipolaridad del Estado Mexicano / Jorge Álvarez Banderas

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor, Jorge Álvarez Banderas, es un prestigiado y reconocido Doctor y académico especializado en temas legales y fiscales, además de coordinador general del CIJUS de la UMSNH

El autor, Jorge Álvarez Banderas, es un prestigiado y reconocido Doctor y académico especializado en temas legales y fiscales, además de coordinador general del CIJUS de la UMSNH

El Estado Mexicano parece estar sumido en un trastorno bipolar, es variable e inconsistente en su actuación hacia los problemas que vivimos, en muchas ocasiones no reacciona ante los cambios que se van dando entre sus gobernados

 –

Morelia, Michoacán, 22 de julio de 2015.- El Estado Mexicano parece estar sumido en un trastorno bipolar, es variable e inconsistente en su actuación hacia los problemas que vivimos, en muchas ocasiones no reacciona ante los cambios que se van dando entre sus gobernados, estos síntomas no son propios del actual régimen, en el pasado actuaba igual, no se notaban los yerros porque las acciones eran tendientes a cumplir lo que los diversos grupos sociales exigían, hoy pretendiendo actuar como debieron hacerlo siempre no está resultando, la estabilidad mostrada en otras administraciones frente a las circunstancias de la época no demuestra un grado de madurez, al contrario, al salirse las cosas de control ahora la sociedad identifica al Estado mismo con una personalidad errática.

Esta condición recurrente y permanente permite que el Estado funcione pero no de manera saludable, la medicina en este caso es dolorosa y muchas veces incomprendida: aplicar la ley.

En esta enfermedad, tanto el Estado como la sociedad deben de poner de si para cuando se aplica la medicina, de manera previa hacer un gran acuerdo en el sentido de advertir las consecuencias y no sorprenderse ante la actuación del Estado hacia quienes infringen la ley o afectan a terceros con su actuación, evidentemente las acciones deben ser transparente y con respeto a los derechos de las personas.

Una condición bipolar como la que hoy parece tener el Estado Mexicano, demanda que conserve la responsabilidad con respecto a sus acciones para intentar conservar una estabilidad social, bajo un reconocimiento previo de su condición de enfermo; en el momento en que reconozca tal condición aprenderá como solucionar sus problemas para tener un buen resultado.

El Estado Mexicano tiene un gran desafío por delante, pero con las transformaciones en su actuar puede garantizar una vida saludable y normal a los gobernados, el segundo paso después de reconocer el problema que vive, es asumir acuerdos o programas tendientes al saneamiento de la economía, a la actuación jurídica y política para su aplicación inmediata, tomando conocimiento y compromiso al desarrollo de la nación; no hacerlo puede llevarnos a arrepentirnos de no haber exigido se suministrara la medicina correcta.