La industria del crimen; la conducta antisocial vs. el pacto social

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor es Maestro en Derecho; ha sido diputado federal y catedrático de la UMSNH; ha tenido diversos cargos partidistas a nivel estatal y nacional; actualmente es secretario de Operación Política del CEN del PRD

El autor es Maestro en Derecho; ha sido diputado federal y catedrático de la UMSNH; ha tenido diversos cargos partidistas a nivel estatal y nacional; actualmente es secretario de Operación Política del CEN del PRD

Los últimos 10 años de presencia dominante del Crimen Organizado, por lo menos ha sido para la sociedad la calamidad más grave que estamos sufriendo; gobiernos van, gobiernos vienen y las estrategias federales no funcionan, no es especulación o percepción, es la neta

Morelia, Michoacán, 09 de agosto de 2016.- Los últimos 10 años de presencia dominante del Crimen Organizado, por lo menos ha sido para la sociedad la calamidad más grave que estamos sufriendo; gobiernos van, gobiernos vienen y las estrategias federales no funcionan, no es especulación o percepción, es la neta (adjetivo calificativo).

¿Qué está pasando, porque las acciones  de los gobiernos no funcionan, porque tantos recursos aplicados no dan los resultados esperados? La respuesta no se entendería sino reconocemos el alto grado de corrupción en nuestras Instituciones.

Una buena parte del error en las estrategias para combatir la delincuencia, es que se atienden las consecuencias y no las causas, es algo así como atender los síntomas de la enfermedad pero no el virus.

El Crimen Organizado ha mutado a una Industria sofisticadamente muy organizada, ahora se presenta como una empresa potentada con presencia internacional, y tiene acceso a la compra de armamento mejor que el que los investiga y persigue; las drogas las están reinventando, lo mismo que sus formas de tráfico y venta. Tiene tecnología y acceso a información pública.

Nada los para porque han adoptado un rol gerencial, cuando cae el primero (detenido, abatido o puesto) el sucesor ya está listo para jugar el mismo papel frente al cartel. El Crimen Organizado ahora tiene reglas morales, se comportan como una hermandad que se mueve en sentido contrario la sociedad y sus leyes, ese es su negocio.

El crimen organizado tiene su propia miscelánea fiscal, cobran cuotas, derechos de piso, dan permisos para eventos sociales, reparten herencias, cobran por resolver conflictos agrarios y sociales, y por si fuera poco imponen funcionarios en los Ayuntamientos. Tienen ingresos indebidos porque el poder de las armas y la crueldad para matar doblan al más duro.

El devenir de la sociedad ha sido el bienestar, la felicidad, la paz y el orden social; esa es también la tarea fundamental de nuestros Gobernantes. En el fondo la tarea la estamos perdiendo todos, unos por ser malos gobernantes y otros por elegir al menos peor y no la mejor propuesta. El Pacto social está en riesgo.

La conducta antisocial le está ganando terreno a nuestras Instituciones, el gobierno de turno le apostó a las reformas estructurales y nuestro País está empeorando en seguridad pública, la economía no crece y por consecuencia no hay empleo, la educación formal y la de nuestras casas no está logrando contener la mirada a lo malo e indebido. Lo fácil aunque riesgoso, les está siendo atractivo a nuestros jóvenes.

Los niveles de crueldad se han incrementado a niveles de canibalismo, no basta privarlos de su libertad, arrancarles la vida, sino además incinerar sus cuerpos para no dejar ni siquiera cenizas. Estamos perdiendo la capacidad de asombro, y cuando la perdamos de plano veremos las consecuencias del Crimen como algo normal. Entonces ni el remedio ni el trapito será suficiente.

CONSPIRACIÓN DE VALLADOLID

El Pacto por México fue alabado por unos y satanizado por otros, las reformas estructurales como sus frutos no han dado los resultados esperados. Los pactos y acuerdos con el Gobierno no son cosas del diablo, en todas las democracias del mundo se practican. Urge un Modelo de Seguridad que combata al crimen organizado en todas sus formas, en la construcción de este modelo deberían participar todos los órdenes de Gobierno y todos los sectores de la sociedad para legitimar la estrategia.