Los suspirantes… Así van los grupos del PRI en Michoacán

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Por la división, los conflictos sin resolver y el incompleto trabajo partidista, así como por ser propiciador de desencuentros y enconos sin motivos, es que a Silva Tejeda se le ha caído su proyecto de ser candidato a senador

Por la división, los conflictos sin resolver y el incompleto trabajo partidista, así como por ser propiciador de desencuentros y enconos sin motivos, es que a Silva Tejeda se le ha caído su proyecto de ser candidato a senador

Unos divididos, otros molestos, algunos más menospreciados y otros más de plano apuntando hacia otros proyectos, así se encuentra gran parte de la militancia y de los principales liderazgos del PRI en Michoacán, gracias al mal desempeño de su jefe estatal

Morelia, Michoacán, 12 de octubre de 2017.- Unos divididos, otros molestos, algunos más menospreciados y otros más de plano apuntando hacia otros proyectos, así se encuentra gran parte de la militancia y de los principales liderazgos del PRI en Michoacán, gracias al mal desempeño de su jefe estatal, Víctor Silva Tejeda.

¿Cómo están hoy por hoy los grupos internos del tricolor en la entidad?

Ya es sabido que en Michoacán hay tres grupos principales de priistas, el de Jesús Reyna García, hoy representado por Jesús Sierra Arias, que acapara el mayor número de posiciones en el Comité Directivo Estatal, así como de diputaciones federales y alcaldías; el del senador Ascensión Orihuela Bárcenas, con una presencia consistente en posiciones clave del partido y en legisladores; y, el del ex gobernador y cuatro veces alcalde de Morelia, Fausto Vallejo Figueroa, mermado, pero todavía con presencia importante en la capital del estado.

Además, hay algunos grupos regionales y emergentes de militantes del PRI, entre los que destaca Priistas Unidos por Michoacán (PRIUM), coordinado por el dos veces diputado y ex alcalde de Zacapu, Mario Magaña Juárez, que busca reunir a todos aquellos liderazgos y priistas olvidados por los tres equipos dominantes.

Hoy, ya arrancado el proceso electoral y con los golpeteos internos comenzando, las principales cabezas del PRI en Michoacán no han logrado acuerdos, no han logrado la unidad que tanto dice buscar su dirigente estatal, Víctor Silva, al grado de que independientemente de lo que ocurra en el panorama político con los otros partidos o alianzas, hasta el momento el partido debe mantener encendidas las alarmas en varios frentes.

Porque el otrora grupo dominante y que hacía fuerte al PRI en Michoacán –cuando quería y le convenía-, el de Chucho Reyna, hoy ya no cuenta con la cohesión de hace unos años, pues hay quienes cuestionan el liderazgo que se consideraba provisional de Jesús Sierra y ya no están tan convencidos, como antes, de continuar por esa línea.

En cuanto a las huestes de Chon Orihuela, es sabido que han venido creciendo, a fuerza de aprovechar los hierros de otros y las circunstancias favorables que se le presentaron en el anterior gobierno priistas, pero no le han encontrado la cuadratura al círculo para hacerse de todas las estructuras del partidos, como desde hace varios lustros desean.

Por lo que se refiere a Fausto Vallejo, en los últimos años ha sido criticado, acotado, amagado y menospreciado por su pésimo desempeño como gobernador, sobre todo por los Orihuela y por el neo-priista Enrique Ochoa Reza, habilitado como líder nacional, que parece seguir instrucciones del presidente de México, Enrique Peña Nieto, y la línea del ex comisionado nacional, Alfredo Castillo Cervantes.

Tan mal está la cosa, que el cuatro veces alcalde de Morelia ya está colocando sus fichas en proyectos distintos a los del PRI, sobre todo en el Partido Encuentro Social (PES), que surgió recientemente, “para lo que se venga”.

En cuanto al PRIUM, de Mario Magaña, así como líderes de sectores y organizaciones priistas –que se han quejado mucho-, éstos han sido olímpicamente ignorados y discriminados por las actitudes sectarias del dirigente estatal, Víctor Silva, que ve en ellos enemigos potenciales, en lugar de correligionarios y posibles aliados.

Por todo lo anterior, por la división, los conflictos sin resolver y el incompleto trabajo partidista, así como por ser propiciador de desencuentros y enconos sin motivos, es que a Silva Tejeda se le ha caído su proyecto de ser candidato a senador. Incluso, aunque lo mantienen en las mediciones que constantemente se hacen, desde la capital del país ya me han confirmado que cuando el oriundo de Tancítaro solicite licencia a su cargo de diputado federal lo hará, como yo había anticipado, para ser candidato a diputado local.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com

TAMBIÉN LE SUGERIMOS:

Los suspirantes… Alfonso y Luisa María muestran su juego