Los suspirantes… Democracia a la medida

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
No hay nada más antidemocrático que una minoría queriendo imponer sus intereses por encima de los de la mayoría

No hay nada más antidemocrático que una minoría queriendo imponer sus intereses por encima de los de la mayoría

Cuando Margarita Zavala y Moreno Valle descalifican y denuestan cada paso que da su jefe nacional, están pisoteando la voluntad de una abrumadora mayoría de panistas que eligió a Ricardo Anaya, y no a un calderonista o morenovallista, como dirigente nacional del PAN; entonces, ¿qué tan fiables serían ambos para una contienda constitucional?

Morelia, Michoacán, 05 de octubre de 2017.- Vamos al grano: En la política mexicana pululan los políticos que quieren una democracia a la medida, que pretenden portarse magnánimos cuando los números y las reglas les favorecen, pero que mandan al diablo a las instituciones cuando no tienen las de ganar.

Eso es lo que está pasando en el PAN con Margarita Zavala Gómez del Campo y Rafael Moreno Valle, quienes desde hace tiempo, pero ahora también con el apoyo del gobernador perredista de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, exigen imponer procedimientos a su medida para convertirse cualquiera de ellos –más probablemente ella-, en la o el abanderado del Frente Ciudadano por México a la Presidencia de México.

Diré las cosas como son: Cuando la esposa del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa y el ex gobernador de Puebla descalifican y denuestan cada paso que da su jefe nacional, no están atacando a la persona de Ricardo Anaya Cortés, sino que están pisoteando la voluntad de una abrumadora mayoría de panistas que hace más de dos años eligió al queretano, y no a un calderonista o morenovallista, como el dirigente nacional del PAN. Entonces, ¿qué tan fiables serían ambos para una contienda constitucional?

En una entrega anterior, cuando hablé de los senadores panistas que traicionaron a su bancada –con el pretexto de que el jefe nacional no los tomaba en cuenta para los cargos en el Senado y en el partido-, señalaba que no hay nada más antidemocrático que una minoría queriendo imponer sus intereses por encima de los de la mayoría.

Y en este momento, ni Margarita Zavala ni Moreno Valle tienen la mayoría al interior de Acción Nacional.

Por eso ambos buscan una elección abierta entre los ciudadanos, que de entrada suena como una propuesta interesante y justificada, pero que en el fondo conlleva el reconocimiento de ambos de que no cuentan con la simpatía de la mayor parte de sus propios correligionarios.

OTRO CASO HILDEBRANDO

Yo no creo en esa campaña sucia contra Ricardo Anaya que la ex primera dama y el ex gobernador han impulsado a través de algunos de los más influyentes medios de comunicación a nivel nacional, pues no hay –y seguramente no habrá- una sola denuncia penal por los hechos que se denuncian.

Tal situación me recuerda al caso Hildebrando, durante las campañas presidenciales de 2006, cuando el PRD, en ese tiempo con Andrés Manuel López Obrador como abanderado, inventó un embuste en el cual involucraba a la familia de Margarita Zavala en una serie de contratos irregulares con Pemex, precisamente en los tiempos en los cuales el entonces abanderado panista, Felipe Calderón, fungía como secretario de Energía del gobierno federal.

En ese tiempo algunos personajes como Pablo Gómez, Gerardo Fernández Noroña y otros, hicieron la pantomima de acudir a presentar un “gran” expediente en enormes cajas de cartón a la PGR, para –en las puertas de la dependencia federal-, dejar botado el material y huir literalmente corriendo.

¿Qué había en esas cajas? Estaban casi vacías, pero contenían decenas de fotocopias y CD´s del acta constitutiva de la empresa Hildebrando, donde aparecían los nombres de familiares de Margarita Zavala.

Después se supo que los familiares políticos de Felipe Calderón sí formaban parte inicialmente de la empresa, pero abandonaron la misma dos o tres años antes de que el michoacano fuera secretario de Energía, además de que no hubo irregularidades en los mencionados contratos y creo que ni siquiera una denuncia formal ante la PGR.

OTRAS ALTERNATIVAS

¡Ojo!, yo no lo estoy defendiendo, ni tengo interés alguno en que Ricardo Anaya sea candidato presidencial.

Tampoco dudo que haya cometido errores y tal vez hasta algunos excesos como jefe nacional del PAN, en detrimento de los grupos minoritarios, pero lo que no me gusta es que a mí y al resto de los mexicanos nos quieran ver el gabán.

Me parece que Acción Nacional y el Frente Ciudadano por México tienen una serie de opciones que no han analizado, como el ex rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente, o hasta panistas ya probados como el ex gobernador de Baja California, Ernesto Ruffo Appel; el ex gobernador de Guanajuato, Juan Carlos Romero Hicks; el actual gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez Márquez; y, el rector de la Universidad de las Américas de Puebla, Luis Ernesto Derbez Bautista, a los cuales los otros tres se han encargado de ocultar e ignorar, por así convenir a sus intereses.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com

TAMBIÉN LE SUGERIMOS:

Los suspirantes… Si se fuera Silvano