Los suspirantes… El que se ríe se lleva

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Este es sólo el inicio de una serie de escándalos o intentos de escándalo, de los cuales seremos testigos de aquí a 2018, contra todos y cada uno de los aspirantes presidenciales.

Este es sólo el inicio de una serie de escándalos o intentos de escándalo, de los cuales seremos testigos de aquí a 2018, contra todos y cada uno de los aspirantes presidenciales

En el fondo. hasta ahora  las acusaciones contra Margarita Zavala tienen una sustancia equiparable a la de los ataques contra su jefe nacional, Ricardo Anaya, es decir, escasa o casi nula. Se les critica por ser adinerados de nacimiento, o bien, por tener amistades adineradas

Morelia, Michoacán, 23 de noviembre de 2016.- Hace unas semanas en este mismo espacio hablaba de los ataques mediáticos contra el dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés.

En lo que parece ser una consecuencia de lo anterior, en los últimos días se ha iniciado también una campaña mediática contra la aspirante presidencial panista, Margarita Zavala Gómez del Campo.

Ahora a la esposa del ex presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, se le acusa de haber pasado “todo un fin de semana en un lujoso yate de la familia Mouriño”.

Como si la ex pareja presidencial no fuera libre de frecuentar a sus amistades de hace más de tres décadas, como si fuera pecado que los Calderón fueran amigos de millonarios, uno de los cuales, Juan Camilo -ahora fallecido-, fue además uno de los más cercanos colaboradores del ex mandatario federal.

Algunos medios, más bien con fines políticos, llevan semanas tratado de endosarle a Margarita Zavala supuestos actos de corrupción o hasta una cierta relación de negocios con el ahora muy cuestionado ex gobernador priísta de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa.

Lo cierto es que en el fondo, hasta ahora las acusaciones contra la aspirante presidencial tienen una sustancia equiparable a la de los ataques contra su jefe nacional, Ricardo Anaya, es decir, escasa o casi nula. Se les critica por ser adinerados de nacimiento, o bien, por dedicarse a la política y tener amistades adineradas.

De bote pronto, lo anterior me lleva a pensar en primera instancia que los recientes señalamientos contra Zavala Gómez del Campo pueden ser un contraataque de los anayistas contra los calderonistas. Algo muy poco sustancioso, que parecería sólo querer mostrar que hay disposición de la contraparte para responder con más fuerza de ser necesario.

Sin embargo, tampoco descartaría que todo este circo mediático esté orquestado desde alguna de esas otras trincheras que se ven beneficiadas con una evidente división y latente fractura entre los panistas.

Este es sólo el inicio de una serie de escándalos o intentos de escándalo, de los cuales seremos testigos de aquí a 2018, contra todos y cada uno de los aspirantes presidenciales.

Para no dejarnos manipular, yo sólo recomendaría que tomemos todos y cada uno de esos casos con la debida reserva y que nos informemos en distintas fuentes antes de forjarnos un criterio y antes de hacer juicios. ¿Usted qué opina?

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com