Los suspirantes… López Obrador: ¿No a las riquezas, pero sí al poder?

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
De ser cierto lo que López Obrador declara públicamente, en el sentido de que no tiene bienes materiales y gana solamente un sueldo decoroso y regalías de sus libros, me parece que hay un foco de alerta que se enciende y se debe observar

De ser cierto lo que López Obrador declara públicamente, en el sentido de que no tiene bienes materiales y gana solamente un sueldo decoroso y regalías de sus libros, me parece que hay un foco de alerta que se enciende y se debe observar

Si bien es cierto que hay políticos que buscan buenos sueldos y riquezas, bien o mal habidas, también es verdad que hay otra clase de personajes públicos a quienes les interesa mucho más que eso el poder, como es el caso de los dictadores que han hecho de las suyas en la historia de la humanidad

Morelia, Michoacán, 17 de agosto de 2016.- El fundador, líder, dueño y mandamás de Morena, Andrés Manuel López Obrador, pretende permanentemente capitalizar el bien ganado descrédito de los partidos y los políticos, queriendo que olvidemos que él ha sido por más de tres décadas parte de ese privilegiado grupo que él ahora llama “La Mafia del Poder”.

Hace unos días, el ex dirigente del PRI en Tabasco y ex jefe de Gobierno del Distrito Federal por el PRD hizo pública una declaración 3 de 3 que sólo fue bien recibida entre sus fieles seguidores, mientras que sus opositores, así como la gran mayoría de los analistas políticos nacionales expresaron una serie de dudas sobre la veracidad de la misma.

Hasta hoy, este tipo de ejercicios –a los que férreamente se había venido oponiendo el eterno aspirante presidencial-, no son más que actos de buena voluntad, en los que prácticamente no hay más que creer ciegamente en lo que los políticos quieran declarar, por lo que fácilmente puede ser burlado por todo aquél que así lo quiera, independientemente de colores, siglas, o incluso sin ellos y sin ellas.

Ahora, que de ser cierto lo que López Obrador declara públicamente, en el sentido de que no tiene bienes materiales y gana solamente un sueldo decoroso y regalías de sus libros, me parece que hay un foco de alerta que se enciende y se debe observar:

Si bien es cierto que hay políticos que buscan buenos sueldos y riquezas, bien o mal habidas, también es verdad que hay otra clase de personajes públicos a quienes les interesa mucho más que eso el poder, como es el caso de los dictadores que han hecho de las suyas en la historia de la humanidad.

A mí no se me olvida que López Obrador y su esposa no especificaron cuánto recibe él de regalías, cuál es el valor de las propiedades de su esposa ni de las obras de arte que dijo poseer, así como tampoco aclararon los ingresos de ella, quien pensando mal, podría ser una de las muchas herramientas para triangular ingresos para el desde hace 14 años aspirante presidencial.

Hace unos días el jefe nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés, ponía en tela de duda el lavado de cara del tabasqueño, pues recordó que durante su mandato como jefe de Gobierno del Distrito Federal, vetó reiteradamente las reformas en materia de transparencia que aprobaba la Asamblea Legislativa, además de que reservó la información financiera en torno a los multimillonarios segundos pisos del Periférico, así como lo relacionado con los costos y destinos de sus viajes durante ese periodo.

Ahora, López Obrador se presume como un ciudadano cumplido y exige a los ex presidentes de México, Carlos Salinas de Gortari, Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, que también presenten su declaración 3 de 3, calculando que para él es una apuesta segura, pues todo mundo sabe que todos ellos tienen más ingresos que los declarados por él, y además, en caso de que no le sigan el juego también buscará capitalizarlo.

Por ahora ese el tema de la eterna campaña presidencial de Andrés Manuel.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com