Los suspirantes… ¿Sirven las normales públicas de Michoacán?

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
¿Necesitamos este tipo de escuelas normales? ¿Por qué las siguen manteniendo los gobiernos con nuestros impuestos?

¿Necesitamos este tipo de escuelas normales? ¿Por qué las siguen manteniendo los gobiernos con nuestros impuestos? (FOTO: FRANCISCO ALBERTO SOTOMAYOR)

¿De qué nos sirven nuevas generaciones de maestros sin vocación? ¿De qué nos sirve que sepan bloquear vialidades, secuestrar autobuses, saquear camiones repartidores, tácticas de guerrillas y elaborar bombas molotov, si muchos de ellos no saben ni escribir, ni conocen de historia, matemáticas, ciencia o idiomas?

Morelia, Michoacán, 13 de abril de 2016.- Entre quienes suspiran por vivir del erario público no sólo hay políticos, en el caso de Michoacán también hay cada año cientos de normalistas que, sin vocación ni la preparación adecuada para ello, pretenden asegurar para ellos una plaza automática que les garantice estabilidad laboral para el resto de sus vidas.

Suele ocurrir que entre los presuntos estudiantes de escuelas normales de Michoacán y grupos afines, como el ala radical del magisterio michoacano, se lanzan fuertes críticas contra la clase política, que también vive del presupuesto.

La diferencia es que a los políticos se les elige, sea de la forma que sea, y hay la oportunidad de cambiarlos cada tres años o seis, mientras que hasta muy recientemente a los nuevos maestros no los elegía nadie, más que ellos mismos en caso de ser egresados de escuelas normales públicas de Michoacán, pero además, había que mantenerlos y soportarlos con los recursos públicos –que son de todos nosotros-, por el resto de sus vidas.

Las agresiones de ayer por parte de estos grupos de presión contra elementos de las fuerzas del orden, así como contra empresas particulares que nada tienen qué ver con sus negocios, y contra los michoacanos, constantemente agraviados por las tomas de carreteras y calles, así como por pintas y muchos otros actos vandálicos, son motivo para reabrir –al menos entre la opinión pública- el debate sobre la permanencia o no de las escuelas normales públicas en Michoacán.

¿Qué razón de ser tienen este tipo de planteles? Deberían ser formadores de educadores, de personas dignas y honorables, pero en los hechos sirven para lo mismo que suele ocurrir históricamente con los penales del país, pues no son más que universidades del crimen.

¿De qué nos sirven nuevas generaciones de maestros sin vocación? ¿De qué nos sirve que sepan bloquear vialidades, secuestrar autobuses, saquear camiones repartidores, tácticas de guerrillas y elaborar bombas molotov, si muchos de ellos no saben ni escribir, ni conocen de historia, matemáticas, ciencia o idiomas?

¿Necesitamos este tipo de escuelas normales? ¿Por qué las siguen manteniendo los gobiernos con nuestros impuestos

Si usted en su jardín se encuentra con que tiene una plaga…, ¿se gastaría hasta lo que no tiene para comprarles alimento y mantenerlas entretenidas para que no entren en su casa? O bien, ¿se encargaría de cerrar el agujero y evitar que esa plaga siga haciendo daño a su jardín y propiedades? Yo haría lo segundo.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com