Los suspirantes… Y sigue la novela perredista en el Senado

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Aunque Raúl Morón y Dolores Padierna, son igual que Miguel Barbosa, simpatizantes de López Obrador, lo cierto es que como pasa en la autodenominada “izquierda mexicana”, a cada quién nada más le interesa jalar agua para su molino

Aunque Raúl Morón y Dolores Padierna, son igual que Miguel Barbosa, simpatizantes de López Obrador, lo cierto es que como pasa en la autodenominada “izquierda mexicana”, a cada quién nada más le interesa jalar agua para su molino

El PRD padece porque desde su formación se integró con personajes de distintas ideologías, sin identidad y sin convicción, más allá de sus propios intereses. Muchos de esos ahora están emigrando al Morena, que se está formando igual que el sol azteca, en torno a un caudillo. Tal vez el presente del PRD sea el futuro del Morena.

Morelia, Michoacán, 17 de marzo de 2017.- Y sigue la novela perredista en el Senado…

De manera abrupta se dio la llegada de Raúl Morón Orozco a la coordinación del PRD en la Cámara Alta y eso sigue generando una serie de desencuentros.

El ex líder magisterial fue electo con 8 votos de sus compañeros para dirigir la bancada, ante la renuncia de Miguel Barbosa Huerta, quien por cierto, previamente ya había sido destituido por la dirigencia nacional del sol azteca, con la michoacana mancerista Alejandra Barrales Madaleno a la cabeza.

Como se recordará, el senador poblano se pronunció el pasado 27 de marzo a favor de las aspiraciones presidenciales del dueño del Morena, Andrés Manuel López Obrador, pese a que en los meses anteriores se había mostrado como un abierto impulsor de la candidatura del gobernador de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, quien por cierto, pese a haber llegado al cargo como candidato del PRD, nunca se ha afiliado al partido.

Fue por ello que la dirigencia nacional del sol azteca votó el pasado 7 de marzo para destituir a Miguel Barbosa, dejando como coordinadora a Dolores Padierna Luna, quien se había venido desempeñando como vicecoordinadora de la bancada

Por su parte, Barbosa Huerta amagó con una serie de argucias políticas y legales para mantenerse en el cargo, sólo para anunciar –el pasado 14 de marzo- que de todos modos renunciaría al que considera, es su derecho, para ceder el cargo a Raúl Morón.

Fue así que al michoacano le cayó de rebote el nombramiento que lo puso ante los reflectores nacionales, aunque Alejandra Barrales y Dolores Padierna se han opuesto al mismo, lo que ha derivado en una controversia que ha llevado a la Mesa Directiva del Senado a declarar que para ellos por ahora no existe un coordinador formal de la bancada perredista, hasta que tome una decisión la Comisión Jurisdiccional.

En tanto, la dirigencia nacional ha formado un grupo plural de seis personas para dirimir diferencias y llegar a un acuerdo, que eventualmente, casi estoy seguro, terminará con el ex líder magisterial en la coordinación.

Ahora bien, aunque Raúl Morón y Dolores Padierna, son igual que Miguel Barbosa, simpatizantes de López Obrador, lo cierto es que como pasa en la autodenominada “izquierda mexicana”, a cada quién nada más le interesa jalar agua para su molino.

Mientras Barbosa es la más reciente adquisición de la campaña proselitista del tabasqueño, Morón Orozco ha sido no de ahora, sino desde hace muchos años, el más fiel y convencido obradorista que hay en Michoacán, mientras que Padierna Luna tiene un vínculo más cercano con el ex jefe de Gobierno del Distrito Federal, pues es esposa ni más ni menos que de René Bejarano Martínez, “El Señor de las Ligas”, quien hace unos se sacrificó por unos años de cárcel para no embarrar a su gurú, y ahora hace otra vez campaña para él, a través del denominado “Movimiento Nacional por la Esperanza”.

Hace varias semanas, en este mismo espacio, yo señalaba que el PRD padece porque desde su formación aglutinó a personajes de distintas ideologías, sin identidad y sin convicción, más allá de sus propios intereses. Muchos de esos ahora están emigrando al Morena, que se está formando igual que el sol azteca, en torno a un caudillo. Con ese antecedente, tal vez el presente del PRD sea el futuro del Morena.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com