¿Por qué no hay dinero en la UMSNH? / Jorge Álvarez Banderas

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor, Jorge Álvarez Banderas, es un prestigiado y reconocido Doctor y académico especializado en temas legales y fiscales, además de coordinador general del CIJUS de la UMSNH

El autor, Jorge Álvarez Banderas, es un prestigiado y reconocido Doctor y académico especializado en temas legales y fiscales, además, fue coordinador general del CIJUS de la UMSNH

El Rector solo es un receptor del presupuesto y un pagador de obligaciones, más no un generador de recursos económicos, quien además está supeditado a la “voluntad” del poder central para la entrega de los mismos derivado del propio federalismo adoptado

Morelia, Michoacán, 23 de diciembre de 2015.- El federalismo es una característica de nuestro sistema de gobierno que trasciende y se derrama por todos los ámbitos jurídicos del país, ello implica una distribución de facultades a nivel federal y local que permiten resolver el problema de la conveniencia de que cada una de las facultades ingrese a una u otra de las jurisdicciones, es un punto clave en nuestra organización política.

El federalismo es un fenómeno histórico, la idea moderna de un sistema federal ha sido determinada por los Estados Unidos de América, los países que lo han adoptado como  tal, miden su grado de avance por su aproximación o retroceso del modelo norteamericano. Los ingleses radicados en norte américa pretendiendo minar la soberanía del parlamento ingles en busca de lograr ser un país independiente, dedujeron la consecuencia de que podían coexistir dentro de una misma organización constitucional dos o más legislaturas coextensas y coordinadas entre sí, con competencia distinta y suficiente cada una, ligadas todas por la Constitución, lo cual era el federalismo.

México adopta la figura del federalismo no para centralizar poderes antes dispersos como en las trece colonias en norte américa, sino para descentralizar poderes antes unificados; desde 1824 al expedirse el Acta Constitutiva el sistema federal pasó por una grave crisis de anarquía, desde el punto de vista fiscal, la duplicidad desordenada de impuestos y la erección de trabas arancelarias por parte de los gobiernos locales, orillaban a la bancarrota de la economía nacional, formándose una conciencia favorable a la centralización de la recaudación tributaria y al ejercicio de la aplicación del dinero público.

Por lo visto el tema de la falta de dinero en la hacienda pública no es algo novedoso, el contexto actual nos permite percibir hoy más que nunca una desorganización en el manejo y aplicación de los recursos públicos a nivel central, afectando a las mismas entidades federativas y a sus municipios, al igual que a instituciones como la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, donde el Rector solo es un receptor del presupuesto y un pagador de obligaciones, más no un generador de recursos económicos, quien además está supeditado a la “voluntad” del poder central para la entrega de los mismos derivado del propio federalismo adoptado.

Hoy el Sindicato de Profesores de la Universidad Michoacana (SPUM) sin consenso de la base sindical pide su renuncia frente al incumplimiento del pago oportuno de las prestaciones laborales a sus agremiados, lo que se visualiza más como una acción política, cuando lo cierto es que se encuentra atado o supeditado al centralismo presupuestal, seguramente ante la falta de dinero por el saqueo de las arcas públicas que han venido haciendo durante décadas la clase política mexicana sirviendo a sus propios intereses y no a los intereses de los gobernados.

Debemos salir juntos -autoridad universitaria y trabajadores- a exigir a esa autoridad “central” la entrega oportuna de nuestros recursos, hacerlo de manera aislada solo lleva al encono, la unidad de los universitarios debe ser solo una.