Sin tregua, por la educación / Horacio Erik Avilés Martínez

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Nuestro colaborador de Atiempo.mx, Horacio Erik Avilés, es presidente de Mexicanos Primero en Michoacán; fue director del Polifórum Digital de Morelia y actualmente es presidente del Consejo Ciudadano de Morelia

Nuestro colaborador de Atiempo.mx, Horacio Erik Avilés, es presidente de Mexicanos Primero en Michoacán; fue director del Polifórum Digital de Morelia y actualmente es presidente del Consejo Ciudadano de Morelia

Teniendo a los estudiantes en las aulas, contando con las condiciones necesarias y suficientes para lograr su cabal desarrollo educativo, resulta indispensable que los maestros michoacanos participen comprometida y activamente en el proceso de enseñanza–aprendizaje

Morelia, Michoacán, 09 de septiembre de 2016.- Este Ciclo Escolar 2016-2017 debe ser uno en el que los michoacanos por fin nos permitamos lograr resultados de alto impacto. El Ing. Silvano Aureoles Conejo, Gobernador del Estado, mencionó recientemente que es una meta para su administración en materia educativa avanzar una posición anualmente en cada uno de los indicadores educativos, especialmente aquellos en que nuestra entidad federativa se encuentra dolorosamente aún ubicada en los últimos lugares. Objetivamente, es un compromiso altísimo, más no imposible de alcanzar.

Paralelamente al esfuerzo y liderazgo que se debe inyectar a nuestro sistema educativo, es importante que no olvidemos los errores históricos que se han cometido. La educación michoacana no merece más eternos retornos, ni las notas educativas brindar una sensación de déja vu al lector, es tiempo de construir una realidad diferente y transformadora, con base en los avances que se han dado en estos meses.

En positivo, es importante reconocer que recientemente ha habido enormes esfuerzos en Michoacán en torno a la recuperación del sendero del desarrollo que han permitido lograr pequeñas victorias tempranas, que merecen ser esfuerzos sostenidos que constituyan futuros escalones de la construcción dialéctica de la evolución de nuestra entidad, no meros esfuerzos fugaces e intrascendentes, aunque memorables.

Como ejemplo de lo anterior, esta semana en La Huacana fallecieron cinco servidores públicos al ser derribado el helicóptero en el que perseguían a criminales. Murieron en el cumplimiento de su deber y en la defensa de la legalidad. Como se pudo constatar en videos difundidos por redes sociales, filmados por ellos mismos, en momento alguno titubearon, ni pensaron en rendirse o pedir tregua, nunca asomaron una bandera blanca por la ventana de la aeronave. Mis respetos para los valientes caídos y sus deudos. Que sirva su patriótico ejemplo como un dechado de ejemplaridad para todos los servidores públicos en Michoacán para que no bajen los brazos, ni titubeen, ni claudiquen en el cumplimiento irrestricto de las atribuciones que se les confirieron los ciudadanos, ya que si bien atravesamos una situación sistémica difícil, indudablemente tiene solución.

Especialmente, tomemos su ejemplo en el sistema educativo, para que no se genere una paz simulada extralegalmente, pactando a costa del futuro educativo estatal. No es tiempo de reposar ni de sobrellevar la crisis; es momento de redoblar esfuerzos, de trabajar intensamente y de sumarnos colectivamente por la educación estatal.

En cuanto al marco normativo en materia educativa, si bien existen rutas para reformar, adicionar o abrogar alguna ley, éstas no involucran la calle, ni las treguas o suspensiones en su aplicación. Esperemos que esta posición se mantenga por parte de las autoridades, ya que el derecho a aprender de los niños y jóvenes está por encima de toda amnistía artificiosa que busquen concertar los adultos. Si bien es crucial decir sí al diálogo y a la diversidad de opiniones para construir consensuadamente el modelo educativo, es importante erradicar todo ápice de medrosidad, ya que ser servidor público entraña la responsabilidad ineludible de emprender una incansable lucha por hacer valer la ley, jamás debe entenderse la función pública como un grotesco concurso de popularidad en medio de un pantano de corrupción.

Como uno de los pasos que se están dando por arropar la institucionalidad educativa, esta semana se desarrolló la segunda sesión ordinaria del Consejo Estatal de Participación Social en la Educación (CEPSE), que tuvo como objeto reanudar sus trabajos y analizar la situación educativa actual, por lo que es celebrable que el CEPSE esté trabajando regularmente y se estén desarrollando sesiones plenarias presididas por el Ing. Silvano Aureoles Conejo, Gobernador del Estado, hecho que se dificultó mucho en los últimos años de vida del extinto Consejo Consultivo y de Apoyo a la Educación en el Estado de Michoacán (CCAEEM), organismo que duró un trienio sin contar con la presencia de un primer mandatario estatal en una sesión ordinaria, lo cual, por contraste, refrenda el creciente impulso que se le está brindando al nuevo organismo de participación ciudadana por parte de la actual administración.

Residen importantes retos al interior del CEPSE, tales como intensificar el trabajo en las comisiones respectivas, lograr entablar diálogo, abierto, público y transparente con todos los actores educativos, incluyendo a la disidencia magisterial, sin miedo a debatir, pero sin posturas extralegales o sectarias, que en nada beneficien a los niños y jóvenes michoacanos, así como establecer contacto in situ con todos los actores educativos y dotarlo de articulación con los Consejos Escolares de Participación Social y con los Consejos Municipales de Participación Social en la Educación, de esta manera, estaremos hablando de tres niveles de organización cuya base estará conformada por más de dos millones de michoacanos, lo cual le brindaría una solidez y legitimidad a prueba de todo tipo de irrupción aviesa.

Las áreas de oportunidad existentes en el sistema educativo merecen un esfuerzo de tal magnitud. Por ejemplo, esta semana transcurrió el Día Mundial de la Alfabetización en Michoacán. Sin duda no hay mucho por celebrar, al contar con 267 mil personas mayores de 15 años que a la fecha no poseen las competencias necesarias para leer ni escribir un recado. Empero, es de reconocerse el esfuerzo que realiza la delegación estatal del INEA al haber alfabetizado a 10 mil 800 personas en 2016. Sin duda se requiere intensificar la política de alfabetización, para no tener que esperar un cuarto de siglo a que se culmine este proceso y se pueda por fin declarar a Michoacán como entidad libre de analfabetismo, después de intentos simuladores realizados en la década pasada. Esperemos que la respetuosa discreción gubernamental guardada en torno al tema, esté secundada por trabajo y de resultados en el corto plazo.

Muy trascendente resulta que en el mediano plazo ya no continúen michoacanos mayores de 15 años incorporándose a la cifra negra de personas analfabetas, ya que este fenómeno social se convertiría en un inacabable círculo vicioso. Para ello, se requiere una campaña paralela que logre evitar la deserción y la reprobación escolar, que permita lograr trayectorias completas y exitosas a través del sistema educativo. Al respecto, destaca la acción afirmativa que está implementando el Ayuntamiento de Morelia a través de dependencias como el Colegio de Morelia y la Dirección de Desarrollo Humano, en donde están otorgando becas para garantizar la permanencia de estudiantes en educación básica, media superior y superior, destinando para tales efectos recursos millonarios, lo cual sin duda, es un programa que siendo debidamente administrado, en el mediano plazo podrá repercutir en el forjamiento de biografías triunfantes de futuros profesionistas.

Teniendo a los estudiantes en las aulas, contando con las condiciones necesarias y suficientes para lograr su cabal desarrollo educativo, resulta indispensable que los maestros michoacanos participen comprometida y activamente en el proceso de enseñanza–aprendizaje, contando con los recursos, arropamiento y reconocimiento necesarios para tan noble labor.

En torno a ello, Mexicanos Primero, desde hace nueve años premia a los maestros del país que demuestran conseguir los mejores resultados de alto impacto en la formación integral de sus estudiantes, por lo que el pasado miércoles 7 de septiembre, en el Alcázar del Castillo de Chapultepec se entregó el Premio ABC 2016 a once maestros ejemplares. Simultáneamente, Mexicanos Primero presentó ante la opinión pública una iniciativa denominada #GraciasProf, en donde mediante el portal electrónico www.graciasprof.com.mx los ciudadanos pueden narrar su experiencia de vida con algún maestro que haya impactado positivamente en su formación integral, ya sea mediante texto o en un video. El objetivo es reconocer a todos aquellos maestros que de manera silenciosa, constante y comprometida, día a día están acrisolando a las generaciones jóvenes de nuestra nación. Participemos reconociendo a los maestros michoacanos.

En suma, continuemos desde nuestros ámbitos de acción trabajando sin tregua alguna contra la ignorancia, apegados a las leyes, reglamentos, planes y programas y demás documentos rectores de la educación nacional, desde el sistema educativo, con los actores del sistema educativo y para el desarrollo del mismo, haciendo cada vez más efectivo el derecho a aprender de los niños y jóvenes michoacanos.

Sus comentarios son bienvenidos en eaviles@mexicanosprimero.org y en Twitter en @Erik_Aviles