Sufragio efectivo, reelección / Teodoro Barajas Rodríguez

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor es Maestro en Gobierno y Asuntos Públicos, así como candidato a Doctor en Ciencias Políticas

El autor es Maestro en Gobierno y Asuntos Públicos, así como candidato a Doctor en Ciencias Políticas

Tenemos actualmente una auténtica pirotecnia, se habla de alianzas de todo tipo, algo así como matrimonios por conveniencia, todo ello para abreviar el acceso al poder por la vía que fuere porque hace mucho la coherencia se extravió junto a la definición ideológica

Morelia, Michoacán, 03 de julio de 2017.- Porfirio Díaz izó la bandera del sufragio efectivo no reelección, la misma que ondeó Francisco I. Madero contra el mandatario originario de Oaxaca. Paradojas. Álvaro Obregón estuvo a punto de retornar a la presidencia de la república pero fue asesinado antes y dio pauta al surgimiento del Maximato que encabezaría Plutarco Elías Calles hasta que fue destronado y expulsado por Lázaro Cárdenas para patentar así el presidencialismo a la mexicana.

Actualmente legisladores y presidentes municipales pueden reelegirse, los tiempos cambian y las circunstancias varían. Dice que el hecho de buscar la reelección es para fortalecer la carrera legislativa, puede ser aunque no lo creo, al menos no a la generación que despacha en los congresos porque ha sido errática, salpicada de escándalos.

Lo que se busca es preservar el poder, es un objetivo de las elites políticas, reciclar las mismas caras, praxis y chistes. Al final del día la credibilidad está casi extinta en los actores políticos porque son conocidos por sus frutos, omisiones y escándalos.

El próximo año habrá elecciones concurrentes en diversos estados del país, entre ellos Michoacán, muchos van tras la repetición en el cargo aunque su accionar sea pobre, difuso o cómico.

Probablemente se tengan registros el próximo año de más candidatos independientes que suelen enfrentar más trabas que los de partido, el que hace la ley hace la trampa y los dueños de la participación política cuidan sus intereses que en muchos casos no son los del pueblo al que presuntamente representan.

Tenemos actualmente una auténtica pirotecnia, se habla de alianzas de todo tipo, algo así como matrimonios por conveniencia, todo ello para abreviar el acceso al poder por la vía que fuere porque hace mucho la coherencia se extravió junto a la definición ideológica. El asunto es ganar en la era del pragmatismo como práctica recurrente. Aún no se registran discusiones a fondo, todo es superficial.