Trump, datos y reflexiones / Alejandro Vázquez Cárdenas

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor de este artículo es el reconocido Doctor Alejandro Vázquez Cárdenas

El autor de este artículo es el reconocido Doctor Alejandro Vázquez Cárdenas

En México pocos quisieron entender que el triunfo de  Donald Trump desataría una muy peligrosa guerra diplomática y económica con México. Nuestros políticos, con sus sólidas anteojeras ideológicas y severas limitaciones cognitivas tardaron mucho en aceptarlo.

Ignorar la Historia, es como permanecer siendo niño toda la vida

Cicerón

Morelia, Michoacán, 22 de noviembre de 2016.- Para cualquier estudioso de la Historia, resulta preocupante la similitud entre el electo Presidente de los EUA y ese personaje que encabeza la repulsión mundial, Adolfo Hitler. ¿Exagerado? Quizá para el lector ocasional de novelas rosa y libros de autoayuda.

Trump ha mostrado, desde el inicio de su precampaña,  lo peor de grandes sectores de la sociedad norteamericana; ignorancia, arrogancia, patanería, carencia de respeto a los derechos de mujeres y  especialmente, su odio hacia las minorías no blancas, como los mexicanos y los musulmanes. Increíble, o más bien demencial,  que un personaje así haya tenido el voto de más del 40% de las mujeres y más del 30% de los latinos. Eso no habla bien de su cordura.

Resulta difícil no compararlo con Hitler, siniestro personaje que, aprovechando la difícil situación de Alemania en los años 20 y 30 del siglo pasado, y utilizando medias verdades, mentiras y una oratoria incendiaria logro hacerse del poder, como Trump, por la vía de los votos.  Podemos acusar a Hitler de todo lo que se nos ocurra, menos de ocultar sus verdaderos propósitos, basta leer su libro “Mi lucha” para enterarse que desde el principio arrasaría con todo lo que le estorbara y en especial con los judíos. Nadie lo tomó en serio, ni los mismos judíos, sino hasta que ya fue demasiado tarde.

¿Cuáles son esas, para muchos, preocupantes similitudes? Veamos algunas

Hitler con los judíos y ahora Trump contra los mexicanos, ambos capitalizaron muchos de los sentimientos racistas de sus conciudadanos para ganar popularidad y apoyos Hitler temía que “la pureza” alemana y toda su cultura se perdiera al mezclarse con la judía. Donald Trump pregona “recobrar la grandeza de América” y pone  en la mira a los mexicanos, a quienes culpa de prácticamente todos los problemas del país.

Sus comentarios de odio en contra de las mujeres fueron frecuentes y ácidos,  insultó a muchas, de muy diversas formas y en diversos medios, y lo más preocupante, sin que eso le haya causado mella en su popularidad.  Hitler casi siempre tuvo un trato machista y despectivo hacia todas ellas. A algunas solamente las utilizaba como adorno o entretenimiento temporal. El caso más triste es el de su sobrina Ana María “Geli”  Raubal

Recordemos que Adolf Hitler habló de deportar a todos los judíos de Alemania, nunca de matar a nadie. Trump igualmente ha señalado que deportará a los millones de inmigrantes ilegales que estén en el país. Ha dejado en claro que en lo referente a los inmigrantes, no es solo tan solo un asunto de documentos, sino de raza, pues va específicamente contra los mexicanos, a quienes ha llamado traficantes y violadores.  

En la Alemania Nazi, Hitler rompió toda serie de acuerdos comerciales con países a los que él consideraba inferiores o pensaba no convenían a Alemania. Trump ha proclamado sus intenciones de iniciar una guerra comercial con China, Japón y sobre todo México, quienes dicen, están acabando con Estados Unidos. Señala que frenará importaciones de autos de Japón a Estados Unidos, reducirá las importaciones de China a su país, así como obligar a empresa americanas que dan empleo en México a que lleven sus fábricas de regreso a Estados Unidos. De no hacerlo, como las armadoras de autos, ha dicho que les cobrará 30% de aranceles.

La palabras guerra y ejército son constantes en los discursos de ambos pues consideran que el respeto se logra por medio de las armas. Trump ha dicho que hará un ejército tan poderoso que ni siquiera habrá necesidad de usarlo, pues nadie se va a querer meter con los Estados Unidos.

Las ideas tan descabelladas de Hitler en Alemania hacían que muchos ciudadanos y políticos no lo tomaran en serio… hasta que fue demasiado tarde. En el caso de Donald Trump, ya vimos el gravísimo error de no haber tomado cuenta, desde el principio, la peligrosidad de un payaso demagogo. Hasta bien entrada la campaña, muchos medios mantenían las noticias de Trump en la sección de entretenimiento. Enorme y fatal error.

En México pocos quisieron entender que el triunfo de  Donald Trump desataría una muy peligrosa guerra diplomática y económica con México. Nuestros políticos, con sus sólidas anteojeras ideológicas y severas limitaciones cognitivas tardaron mucho en aceptarlo.