Estudiantes de Guanajuato crean máquina para reutilizar envases de plástico

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Pretenden aportar soluciones a dos grandes problemáticas, la primera, contrarrestar la contaminación que genera el PET en el entorno y, al mismo tiempo, el uso del lirio que aparece en los lagos contaminados

Pretenden aportar soluciones a dos grandes problemáticas, la primera, contrarrestar la contaminación que genera el PET en el entorno y, al mismo tiempo, el uso del lirio que aparece en los lagos contaminados

El proyecto permite reciclar las botellas de PET de código 1 para darles un segundo uso agregando fécula de maíz o lirio, que es una planta que crece en los lagos contaminados, explicó el alumno de la carrera de electrónica, informaron alumnos del Itsur de Uriangato

Uriangato, Guanajuato, 16 de noviembre de 2016.- Un grupo de estudiantes del Instituto Tecnológico Superior del Sur de Guanajuato (Itsur) diseñaron un prototipo de extrusora para reciclar envases de tereftalato de polietileno (PET) y otros tipos de plásticos.

El proyecto permite reciclar las botellas de PET de código 1 para darles un segundo uso agregando fécula de maíz o lirio, que es una planta que crece en los lagos contaminados, explicó el alumno de la carrera de electrónica, Jorge Guzmán Calderón. “Nosotros descubrimos que al agregarlos aceleran el tiempo de degradación del PET.

Las especialidades que están trabajando con nosotros son electrónica, ingeniería ambiental e ingeniería en gestión”, puntualizó Guzmán en una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

La nueva tecnología consiste en una tolva de alimentación, donde se introduce la materia prima, la cual trabaja con un sistema automatizado para el control de la temperatura, indicó el estudiante.

“La extrusora que diseñamos pasa por etapas, que son la trituración del PET a través de husillos, la de transporte del material y de compresión, que tiene un diámetro más amplio”, apuntó.

El equipo cuenta con un sistema de control de calentamiento on-off, el cual, mediante un punto de referencia, da la posibilidad de determinar el tiempo y la temperatura que se desea alcanzar, de acuerdo al tipo de plástico o la mezcla que estamos trabajando.

Este sistema de control térmico permite controlar el proceso de producción de PET reciclado y evita que pudiera quemarse o perder sus nuevas propiedades, resaltó Guzmán.

“La temperatura la medimos a través de un termo pack que emite señales, que cuando llegan a nuestros puntos de referencia prenden o apagan el sistema para mantener el calor”, explicó.

“Para el plástico es fundamental mantener la temperatura al igual que la velocidad del husillo, que controlamos a través de un variador trifásico”, añadió.

El tiempo que se mantiene el material en el sistema también es importante, porque si no es el adecuado, puede salir crudo o quemado, enfatizó el estudiante.

A su vez, el asesor del proyecto, Julio Ortega Alejos, mencionó que por sus características químicas estos plásticos reciclados pueden ser utilizados para la fabricación de tablas, postes de cercas o tejas plásticas.

Ortega precisó que pretenden aportar soluciones a dos grandes problemáticas, la primera, contrarrestar la contaminación que genera el PET en el entorno y, al mismo tiempo, el uso del lirio que aparece en los lagos contaminados.