Cartelera Retrospectiva / Carmín tropical

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Sorprendió cuando el jurado de la decimosegunda edición del Festival de Cine de Morelia, decidió otorgarle el premio a mejor largometraje mexicano en una sección donde sonaban fuerte otros títulos como Güeros o Las oscuras primaveras

Sorprendió cuando el jurado de la decimosegunda edición del Festival de Cine de Morelia, decidió otorgarle el premio a mejor largometraje mexicano en una sección donde sonaban fuerte otros títulos como Güeros o Las oscuras primaveras

Mabel es un travesti que vuelve a su lugar de origen al enterarse de la muerte de Daniela, su mejor amiga hasta antes de que la primera abandonara su pueblo natal. Mabel comienza a recorrer los últimos pasos de su antigua conocida con la intención de descubrir a su asesino, pero no solamente busca esclarecer el crimen, también quiere darle una nueva oportunidad al amor.

Morelia, Michoacán, 27 de noviembre de 2015.- Carmín tropical, es el segundo largometraje de ficción de Rigoberto Pérezcano (además habría que sumarle a su cuenta el documental XV en Zaachila), sorprendió cuando el jurado de la decimosegunda edición del Festival de Cine de Morelia, decidió otorgarle el premio a mejor largometraje mexicano en una sección donde sonaban fuerte otros títulos como Güeros o Las oscuras primaveras. A la postre fue una de las películas con más nominaciones para los premios Ariel (ganó en mejor guión), además de que se presentó en los festivales de Sarajevo y San Sebastián.

Mabel es un travesti que vuelve a su lugar de origen al enterarse de la muerte de Daniela, su mejor amiga hasta antes de que la primera abandonara su pueblo natal. Mabel comienza a recorrer los últimos pasos de su antigua conocida con la intención de descubrir a su asesino, pero no solamente busca esclarecer el crimen, también quiere darle una nueva oportunidad al amor.

Según Pérezcano desde el 2004 comenzó a darle vueltas a la idea de construir un guión basándose en esa región tan peculiar del sureste de Oaxaca, Juchitán, en donde la tolerancia y aceptación de la comunidad homosexual (a quienes se les llama muxes), es mucho mayor que en otras partes del país, tema muy bien retratado en el documental Juchitán de las locas (2002), dirigido por Patricio Henríquez.

La producción no solo apostó por ofrecer una historia que funcionara en la pantalla sino que tuviera un alcance mayor, para ello se pidió la asesoría de las Auténticas Intrépidas Buscadoras de Peligro, un grupo de homosexuales de esa región oaxaqueña que defiende su diversidad y preserva su identidad zapoteca. Ante el incremento de los asesinatos por homofobia en el país, los productores esperaban que el filme atrajera la atención sobre estos temas.

Dejando de lado sus buenas intenciones, Carmín tropical tiene algunos puntos fuertes entre los que destaca el notable desempeño de José Pescina, quien interpreta a Mabel. Pescina fue elegido de entre un grupo de alrededor de ciento cincuenta personas que realizaron el casting. En un alarde de ironía o exageración, Pérezcano afirmó que buscaba una mezcla entre Rita Hayworth y María Félix, pero no estoy muy seguro que eso se refleje en la pantalla.

Durante casi toda la película encontramos una narración fluida que avanza de manera natural (si quitamos los momentos en que nos ofrece pistas que entran con calzador), mostrando la vida cotidiana del lugar. Pérezcano busca darle forma a una cinta de suspenso con una base dramática sólida pero simple. El problema es que como thriller no alcanza el grado de intensidad y misterio necesarios para redondear la historia. Por otro lado, encontramos esta parte dramática, el regreso a la tierra y el resurgimiento del amor, una veta interesante que en vez de explotarla a profundidad, se transforma en pocos minutos en un filme de psicópatas casi ordinario (incluyendo esos flashazos innecesarios por el pasillo del hotel), de esos de los que exporta por docenas el cine estadounidense.