Cartelera Retrospectiva: Cordero de Dios

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Es una alternativa interesante frente a las faith-based movies que suelen aparecer por estas fechas

Es una alternativa interesante frente a las faith-based movies que suelen aparecer por estas fechas

La historia se desarrolla en Polonia, en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial, en ese lugar, una misión de la Cruz Roja francesa se dispone a abandonar el territorio en control del ejército soviético. Pero antes de la inminente partida, la doctora Mathilde Beaulieu recibe una llamada de auxilio de un monasterio católico cercano

Morelia, Michoacán, 23 de abril de 2017.- Aprovechando los días en que se desborda el fervor religioso de miles de mexicanos llegó a la cartelera la nueva producción de la directora, guionista y actriz Anne Fontaine, con el sugerente título de Cordero de Dios (Les innocentes, 2016), presentada por la joven distribuidora Sky Media. El largometraje número catorce de la cineasta franco-luxemburguesa se estrenó en el Festival de Sundance del año pasado y marca el regreso de la cineasta a los terrenos del drama histórico que había explorado en la cinta biográfica Coco antes de Chanel (Coco avant Chanel, 2009).

La historia se desarrolla en Polonia, en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial, en ese lugar, una misión de la Cruz Roja francesa se dispone a abandonar el territorio en control del ejército soviético. Pero antes de la inminente partida, la doctora Mathilde Beaulieu recibe una llamada de auxilio de un monasterio católico cercano. Las monjas que ahí habitan han sufrido toda clase de vejaciones que las mantienen en una precaria situación de salud, al tiempo que ponen en entredicho su vocación y el carácter de su misión religiosa. A pesar de los peligros, la difícil situación de las mujeres despertará el sentido del deber de la resuelta profesionista.

La cinta está inspirada en un episodio de la vida de la doctora Madeleine Pauliac, quien vivió una situación similar en la Polonia ocupada por el Ejército Rojo. Su sobrino, Philippe Maynial, escribió un texto que sirvió de base para la propia Anne Fontaine lo adaptara libremente al formato cinematográfico. Cambió, entre otras cosas, el nombre y la motivación de la protagonista, también agregó personajes para establecer un conflicto entre las vocaciones científica y religiosa.

Es esta contraposición la que alimenta la narrativa. Por una parte, impone en la trama las características de la vida monacal: austeridad y reclusión, aunque en esto obviamente pudieron influir las limitaciones presupuestales. Las mujeres violentadas por parte de soldados cuya excusa era liberar el país del dominio germano, son puestas a prueba con abusos físicos y embarazos no deseados. A los sentimientos de culpa y el temor al escarnio social, se les suma la posibilidad del cierre del convento ante el escándalo que supone una congregación de monjas embarazadas sin importar las causas. Las mujeres deben despojarse de su condición espiritual y se ven forzadas a abrir sus cuerpos y sus mentes a un nuevo estado de las cosas.

La doctora Beaulieu (una sensible interpretación de la actriz francesa Lou de Laâge), funciona como el elemento externo que canaliza el sentir de las monjas ante la tragedia y la incertidumbre, guiada por el deber médico primero y la compasión después,  a pesar de las barreras del idioma (solo unas pocas monjas hablan francés), las reticencias de las religiosas (la doctora se confiesa atea), además del riesgo que representa brindar ayuda en un territorio hostil.

La cinta presenta ciertos limitantes, entre ellas su austeridad narrativa (que da para pocos giros dramáticos a lo largo del metraje), además de su forzado enfrentamiento entre la galena francesa y la madre superiora que acusa cierta maldad impostada. Pero a pesar de todo, Cordero de Dios es una obra sobria, que evita encasillarse en el melodrama fácil y que muestra uno de los horrores poco difundidos de la Segunda Guerra Mundial. Indudablemente se sitúa entre las obras mejor logradas de la prolífica cineasta, junto al thriller Comment j’ai tué mon père (2001) y el drama sexual Nathalie X (Nathalie…, 2003). Es una alternativa interesante frente a las faith-based movies que suelen aparecer por estas fechas.