Cartelera Retrospectiva: El profesor Marston y la Mujer Maravilla

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
La película muestra mucho menos perversidad de la que aparenta, es cierto que no escatima en las luminosas escenas amorosas, en cierta dosis fetichista, pero sigue destilando cierta dulzura sofocante como los nudos que aprietan el cuerpo de la primigenia heroína de historieta

La película muestra mucho menos perversidad de la que aparenta, es cierto que no escatima en las luminosas escenas amorosas, en cierta dosis fetichista, pero sigue destilando cierta dulzura sofocante como los nudos que aprietan el cuerpo de la primigenia heroína de historieta

La película se basa libremente en la vida del psicólogo y escritor William Moulton Marston, creador de la Mujer Maravilla. Poco antes de saltar a la fama con la historieta, Marston estaba casado con la psicóloga Elizabeth Marston, pero al mismo tiempo sostenía una relación con Olive Byrne, una antigua estudiante

Morelia, Michoacán, 11 de noviembre de 2017.- Hace apenas unos meses pasó por la cartelera Mujer Maravilla (Wonder Woman, 2017), una cinta más del subgénero de superhéroes, pero que recaudó tan solo en Estados Unidos más de 400 millones de dólares en taquilla. Lo que nos habla no solamente de la popularidad del personaje sino de la manera en que las grandes producciones hollywoodenses han sabido sacar provecho de ello.

Pero ¿cuál es el origen de la chica con calzoncillos estrellados? Esa misma pregunta se hizo la guionista y directora estadounidense Angela Robinson, quien indagó en el pasado de William Moulton Marston, creador del personaje, para escribir el guion de El profesor Marston y la Mujer Maravilla (Professor Marston and the Wonder Women, 2017). Indudablemente éste ha sido el trabajo de más envergadura en la incipiente carrera de Robinson, quien había firmado solamente un par de películas infames hace algunos años.

La película se basa libremente en la vida del psicólogo y escritor William Moulton Marston, creador de la Mujer Maravilla. Poco antes de saltar a la fama con la historieta, Marston estaba casado con la psicóloga Elizabeth Marston, pero al mismo tiempo sostenía una relación con Olive Byrne, una antigua estudiante. Los tres vivieron juntos durante varios años y el psicólogo tuvo hijos con ambas mujeres. La película cuenta las dificultades de su relación poliamorosa, la cual obviamente estaba muy mal vista en la sociedad de la época, también relata la creación de su personaje (para el cual tomó un poco de cada una de las mujeres), así como de las dificultades que enfrentó la historieta por el uso de imágenes que insinuaban prácticas como el bondage, el sadismo y lesbianismo.

Es justo mencionar que Marston no era ningún improvisado. Es considerado como el inventor (en conjunto con su esposa Elizabeth) del primer aparato destinado a detectar mentiras, el cual sirvió de base para el polígrafo actual. Además los estudios de Marston han servido de referencia para elaborar metodologías de evaluación que se siguen utilizando en la actualidad en el campo de los recursos humanos.

Es importante considerar que los descendientes de la familia Marston, desaprobaron desde el principio el contenido del filme, especialmente en cuanto a que ambas mujeres sostenían una relación amorosa. Robinson defiende su trabajo argumentando que los hechos principales están bien documentados y que el resto lo cubrió con elementos de su propia invención. Pero las aclaraciones de la directora no convencieron al público estadounidense que prácticamente pasó por alto su estreno: es considerado uno de los peores fracasos del año para una película que se estrena en más de mil salas.

La película muestra mucho menos perversidad de la que aparenta, es cierto que no escatima en las luminosas escenas amorosas, en cierta dosis fetichista, pero sigue destilando cierta dulzura sofocante como los nudos que aprietan el cuerpo de la primigenia heroína de historieta. Sin embargo no es una obra del todo descartable, Rebecca Hall y la rubia Bella Heathcote brillan con luz propia y además existen ciertos elementos transgresores que la hacen por momentos disfrutable. Sobre todo, es una aproximación distinta a un personaje que en la actualidad se nos presenta como inofensivo y anodino.