Cartelera Retrospectiva / Pride: Orgullo y esperanza

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Con todo y sus defectos, es una comedia entretenida y candorosa con un nada desdeñable trasfondo social

Con todo y sus defectos, es una comedia entretenida y candorosa con un nada desdeñable trasfondo social

Aunque hay una enorme cantidad de involucrados, Pride toma como hilo conductor, la historia de un joven de veinte años que inicia con su indecisa participación en una marcha gay, hasta que asume su homosexualidad y decide iniciar una vida propia al margen de su familia

 –

Morelia, Michoacán, 16 de julio de 2015.- Pride: Orgullo y esperanza (Pride, 2014), acaba de cumplir su tercera semana en la cartelera moreliana, la cual suele castigar con mucha severidad propuestas que escapan al ánimo convencional de Hollywood. El segundo largometraje de Matthew Warchus (aunque muchos lo consideran lo primero, porque no toman en cuenta el drama hípico Simpatico, que pasó sin pena ni gloria cuando tuvo su estreno en el lejano 1999), estuvo nominado a los Globos de Oro en la categoría de Mejor Comedia o Musical y ganó la Queer Palm (galardón que se otorga a filmes que abordan temas relativos a la diversidad sexual) en el Festival de Cannes. En México inició su recorrido con la discreta cantidad de cuarenta copias por las principales ciudades del país.

La marcha del Día del Orgullo Gay, celebrada en Londres en el año de 1985 fue encabezada por grupo de mineros (mayormente heterosexuales), que de esa manera demostraban su agradecimiento por el apoyo recibido por la agrupación LGSM (Lesbian and Gays Support the Miners), durante la larga huelga de 1984. Por aquellos años, el gobierno de Margaret Thatcher, había decidido cerrar varias minas de carbón que ya no resultaban rentables en el contexto internacional, dicha medida, que afectaba miles y miles de empleos a lo largo del Reino Unido, provocó una airada reacción de los sindicatos, quienes vieron congelados sus fondos debido a las restricciones gubernamentales y debieron recurrir a los caprichosos donativos de particulares.

El LGSM, liderado por el joven activista Mark Ashton, fue particularmente efectivo en la recaudación de fondos. El grupo encaminó sus esfuerzos para apoyar pequeñas comunidades rurales de Gales. Ante la reticencia inicial de los mineros, terminó por imponerse el espíritu de solidaridad y la convergencia de intereses contra el gobierno conservador de la Dama de Hierro. Las marchas eran reprimidas con brutalidad por la policía, los diarios de mayor circulación atacaban cualquier asomo de crítica a las políticas gubernamentales y los movimientos que apoyaban la diversidad sexual luchaban para insertarse en una sociedad que recién había despenalizado en 1967 las relaciones homosexuales.

La película de Matthew Marcus logra conjuntar con relativa solvencia el complejo entramado social de la época (lo que le alcanza para poner en el cártel la frase: “basada en una historia real”, que tanto gusta al público estadounidense), pero lleva demasiado lejos su ánimo de agradar. El tono de comedia ligera que predomina en Pride, suaviza y nulifica casi por completo un enfoque crítico de la situación. Aunque esto no parece importar a los protagonistas de la historia, quienes según varios reportes, quedaron satisfechos con la forma en como son retratados en la pantalla.

Aunque hay una enorme cantidad de involucrados, Pride toma como hilo conductor, la historia de un joven de veinte años que inicia con su indecisa participación en una marcha gay, hasta que asume su homosexualidad y decide iniciar una vida propia al margen de su familia. Pero es un hecho que tal decisión, le impidió dar mayor profundidad a varios de los personajes que son apenas esbozados en el filme.

La fórmula de Pride es lo suficientemente amable como para que la disfrute un público amplio, además sus interpretaciones son lo suficientemente convincentes a pesar de su manía por caer en el chiste fácil. Pero con todo y sus defectos, es una comedia entretenida y candorosa con un nada desdeñable trasfondo social.