“La fille inconnue” de los hermanos Dardenne se presenta en el FICM

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
De entrada, esta especie de thriller dramático, es algo nuevo en el cine de los hermanos Dardenne, quienes han hecho grandes películas alrededor de temas que giran en torno a la familia

De entrada, esta especie de thriller dramático, es algo nuevo en el cine de los hermanos Dardenne, quienes han hecho grandes películas alrededor de temas que giran en torno a la familia

Es uno de los dramas menos contundentes de los hermanos Dardenne, pero es lo suficientemente intenso como para mantener al espectador atento a la pantalla. Su cercanía casi documental y su medida reflexión acerca de la responsabilidad moral siguen a la altura de lo que normalmente ofrecen.

Morelia, Michoacán, 23 de octubre de 2016.- Dentro de la sección de estrenos internacionales del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), se presentó La fille inconnue (2016), décimo largometraje de ficción que escriben y dirigen los cineastas belgas Luc y Jean-Pierre Dardenne. La nueva producción de los hermanos ha sido recibida con cierto escepticismo tras su presentación en la más reciente edición del Festival de Cannes, en donde formó parte de la selección oficial del certamen francés. Debemos recordar que Cannes suele resultar favorable para los Dardenne, ya que han recogido numerosos premios, entre ellos la Palma de Oro en dos ocasiones, una por Rosetta (1999) y otra por El niño (L’enfant, 2005), por lo que extraña la tibieza con que fueron recibidos este año.

El guión, como es habitual, es obra de los propios hermanos Dardenne y tiene lugar en Valonia, región del sur de Bélgica de habla predominantemente francesa, de economía tradicionalmente minera y que por lo general presenta mayores niveles de desempleo. En ese lugar trabaja la doctora Jenny Davin, quien trabaja con dedicación en un consultorio que atiende a personas que cuentan con alguna clase de seguro médico. Una noche, escucha el timbre de la clínica, pero decide no abrir. Al día siguiente se da cuenta que la chica que tocó a su puerta ha muerto y que no se conocen mayores datos acerca de ella. Atormentada por la culpa, la doctora decide averiguar por cualquier medio el nombre de la chica desconocida al tiempo que decide tomar una nueva dirección en su actividad profesional.

De entrada, esta especie de thriller dramático, es algo nuevo en el cine de los hermanos Dardenne, quienes han hecho grandes películas alrededor de temas que giran en torno a la familia. Aunque suele haber mujeres fuertes en su filmografía, todas ellas habían sido mujeres de la clase trabajadora. En esta ocasión, la protagonista es una doctora que inicialmente duda entre continuar su profesión en un entorno popular o enfocar su carrera hacia una más lucrativa práctica privada.

Pareciera que las películas de los hermanos Dardenne buscan establecer una especie de diagnóstico de la sociedad, pero no por ello dejan de lado el análisis individual de los personajes y de la manera en que sus decisiones impactan en el entorno en el que viven. En esta ocasión, una doctora que quiere reparar una especie de daño interior, busca involucrar a cada uno de sus pacientes en una búsqueda que resulta obsesiva pero que el mismo tiempo asume la responsabilidad en una muerte sin sentido, en la que todos, de alguna manera tomaron parte.

Aunque en esta ocasión repiten buena parte de los actores habituales de la filmografía de los hermanos Dardenne, la novedad es la parisina Adèle Haenel en el papel principal. Su desempeño en el drama Riviera francesa (L´homme qu’on aimait trop, 2014), al igual que la comedia Les combattants (2014), convencieron a los cineastas de que era la adecuada para el papel de la doctora Jenny, aunque debieron reducir la edad del personaje para ajustarla a las características de la actriz.

La fille inconnue es uno de los dramas menos contundentes de los hermanos Dardenne, pero es lo suficientemente intenso como para mantener al espectador atento a la pantalla. Su cercanía casi documental y su medida reflexión acerca de la responsabilidad moral siguen a la altura de lo que normalmente ofrecen. A lo anterior debemos sumar la gran presencia de Adèle Haenel, quien se suma a la lista de grandes talentos que se han dado cita en la filmografía de este par de grandes cineastas belgas.