Autoridad debe generar condiciones de seguridad y confianza: Carlos Garfias

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Cuestionado acerca de si ha habido amenazas a algún sacerdote, como en otras ocasiones, señaló que no tiene información sobre algún caso

Cuestionado acerca de si ha habido amenazas a algún sacerdote, como en otras ocasiones, señaló que no tiene información sobre algún caso (FOTO: ALEJANDRA ORTEGA)

El arzobispo de Morelia ofreció una rueda de prensa, donde leyó un comunicado y respondió una serie de cuestionamientos, entre ellos, sobre la desaparición de un periodista y la situación de inseguridad en Michoacán

Morelia, Michoacán, 28 de mayo de 2017.- Este domingo 28 de mayo, en el anexo de Catedral, el Sr. Arzobispo de Morelia D. Carlos Garfias sostuvo su Rueda de Prensa dominical con medios impresos y electrónicos de Michoacán.

Leyó un Comunicado*, en el cual trató los temas “Hacia una Paz Social” y “Hacia una verdadera libertad de expresión”, este último con ocasión de la 51ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, convocada por la Santa Sede.

En el turno de preguntas y respuestas, interrogado acerca de la reciente desaparición de un periodista televisivo, y una falta de responsabilidad por parte de las autoridades, Mons. Garfias señaló que se requeriría tener evidencias como para señalar que ha habido falta de responsabilidad, aunque ciertamente, dado el hecho, corresponde a las autoridades dar respuestas y hacer justicia.

Sobre la manifestación de la diversidad sexual, que se realizó el día de ayer por el centro de la Ciudad, Mons. Garfias Merlos reconoció el derecho de todos los sectores a manifestarse, pero respetando los derechos de las demás personas, pues al parecer se originó un caos vial, y señaló que ojalá que las autoridades tengan esto en cuenta a la hora de que se efectúen este tipo de manifestaciones.

Acerca de qué debe hacer la autoridad ante la situación de inseguridad, señaló que la autoridad debe generar las condiciones de seguridad y de confianza, y “tiene que darse la colaboración de la sociedad civil con las autoridades y que tiene que darse una participación ciudadana y una adecuada coordinación por parte de las autoridades”.

A pregunta expresa, reconoció que sí hay un esfuerzo de parte de la autoridad, pues se están dando diálogos en siete Regiones del Estado sobre Seguridad y Justicia, y ahí es donde tendría que darse ese diálogo autoridades-sociedad civil.

Cuestionado acerca de si ha habido amenazas a algún sacerdote, como en otras ocasiones, señaló que no tiene información sobre algún caso.

Preguntado en torno a qué está causando esta gran polarización que se refleja en la situación de inseguridad, señaló que una polarización sería lo que ha ido generando que la violencia se habido exacerbando y que hay medios en los que uno se movía antes con confianza, pero ahora se siente temor, sentimiento que nos hacer ver más violencia de lo que hay.

“Como Iglesia estamos buscando objetivar la realidad y generar formas de colaboración, buscando que se genere una plataforma social, donde haya una participación directa de toda la sociedad civil y haya una relación más objetiva entre las autoridades y la sociedad civil. Como Iglesia, propiamente, estamos buscando dar un acompañamiento y una atención a las víctimas de la violencia”, porque quienes sufren la violencia “se enojan, quieren venganza, quieren desquite, quieren que se castigue a los culpables; por eso va habiendo como un contagio, y toda la ciudad se va enojando… Lo que nosotros buscamos como Iglesia es ayudar a desactivar ese coraje en creciente”, y allí es donde entra “ese proyecto que estamos planteando de Construcción de Paz con enfoque y Atención a las Víctimas de la Violencia”, para ir transformando el resentimiento en sanar a las personas y las relaciones entre ellas.

En relación a la violencia contra la mujer y a sus raíces en el hogar, se le preguntó qué hace la Iglesia. “Desde la Pastoral Familiar siempre se ha buscado poner en el centro al matrimonio, y la preparación a éste, y después ayudar a los matrimonios desde su inicio lleven un diálogo que los ayude a tener la armonía y los ayude a encontrar el equilibrio natural que debe darse en la relación entre el hombre y la mujer.

Hoy estamos impulsando unos programas significativos en esto de la Pastoral Familiar, como son “Familias Fuertes”, que busca ayudar a que los matrimonios a través del diálogo se fortalezcan y busquen el diálogo entre los esposos y entre éstos y los hijos”, y está también el de “«Hombres Nuevos”, que va en la línea de formación de los varones para ayudarlos a encontrar su papel importante dentro de la familia”, y siguen buscando otros programas, y anunció que dentro de quince días se tendrá un encuentro de familias a ese respecto. Detalló que primero se procede a formar capacitadores y luego se ofrece a los sacerdotes de las Parroquias y luego se van formando los grupos a ese nivel.

A los jóvenes que son atraídos por la delincuencia, se le preguntó, ¿los ha descuidado la Iglesia? A ello, contestó que en realidad a los jóvenes se les ha dejado “a la buena de Dios” por parte de toda la sociedad: la familia, la escuela, la Iglesia, etc.: “Es un tema desafiante en al realidad de hoy”, y sólo quienes saben acercarse y acompañarlos cuentan con ellos. Por eso, al Iglesia tiene, entre otros, el proyecto de Jóvenes por la Paz, para ayudarlos a que no dejen los estudios, y se les da una capacitación y un acompañamiento para que puedan al menos tener una perspectiva de trabajo, y dentro de la institución, ofrecerles que ayuden en la evangelización del joven por el joven mismo, y señaló que hay que reimpulsar el centro juvenil de Cristo Rey en Morelia.

* Se anexa a este Boletín, junto con el audio de la Rueda de Prensa.

Morelia Mich., a 28 de mayo de 2017
Comunicado 07-17
HACIA UNA PAZ SOCIAL
Ante la ola de violencia que se vive en nuestros días, no solo en nuestro Estado sino en el país y el mundo entero, quiero invitar nuevamente a todos a tener esperanza y comprometernos en la búsqueda de la paz. En nuestros días la paz social no puede entenderse como una mera ausencia de violencia lograda por la imposición de un sector sobre los otros.

También sería una falsa paz aquella que sirva como excusa para justificar una organización social que silencie o tranquilice a los más pobres, de manera que aquellos que gozan de los mayores beneficios puedan sostener su estilo de vida sin sobresaltos mientras los demás sobreviven como pueden. La paz tampoco se reduce a una ausencia de guerra, fruto del equilibrio siempre precario de las fuerzas. La paz se construye día a día, en la instauración de un orden querido por Dios, que comporta una justicia más perfecta entre los hombres. En definitiva, una paz que no surja como fruto del desarrollo integral de todos, tampoco tendrá futuro y siempre será semilla de nuevos conflictos y de variadas formas de violencia.

El ser ciudadano fiel es una virtud y la participación en la vida política es una obligación moral. Pero convertirse en pueblo es todavía más, y requiere un proceso constante en el cual cada nueva generación se involucre y aporte lo suyo. Es un compromiso lento y arduo que exige integrarse y aprender a hacerlo hasta desarrollar una cultura del encuentro en una armonía personal y comunitaria (EG 218-220), favorezcamos todos un clima donde logremos una verdadera convivencia social.

HACIA UNA VERDADERA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

En torno a la LI Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales y frente a la situación de violencia y ataques recibidos en el ejercicio de su profesión quiero unirme a la defensa de la vida y el trabajo de todos los periodistas y comunicadores. Al igual que el Papa Francisco, reconozco el papel importante que tienen los comunicadores: “…siguen siendo una piedra angular, un elemento fundamental para la vitalidad de una sociedad libre y plural”.

La libertad, como una forma de expresión, es un don heredado por Dios, por lo que ninguna persona tiene derecho a arrebatársela a nadie; de tal suerte que nada justifica un ataque a esa libertad. El hombre es un ser social; por ello le es necesario manifestar sus pensamientos y compararlos con los de los demás. Y esto es hoy más necesario que nunca, cuando son los grupos o equipos más que cada hombre aisladamente, quienes realizan obras de investigación y descubrimientos.

Por lo demás, cuantas veces los hombres, según su natural inclinación, intercambian sus conocimientos o manifiestan sus opiniones, están usando de un derecho que les es propio, y a la vez ejerciendo una función social. Las sociedades «pluralistas» que admiten la diversidad de partidos comprenden perfectamente cuánto interesa difundir libremente noticias y opiniones, para que así los ciudadanos participen activamente en la vida social y así garantizan esa libertad con leyes oportunas. La Declaración Universal de los Derechos del Hombre ha proclamado esta libertad como un derecho primario, afirmando también implícitamente la necesaria libertad de los medios de comunicación social.

En la práctica, esta libertad de comunicación, incluye la libertad de los individuos y los grupos para investigar, para difundir a todas partes las noticias y para utilizar libremente los medios de información. Pido a Dios consuele y alivie el sufrimiento y las preocupaciones que invaden a todos los periodistas hoy. El odio y el rencor no deben ser protagonistas en la historia de la salvación, es por eso que me pronuncio dispuesto a continuar  comprometido en favor de la construcción de la paz en nuestros pueblos. Felicito a todos los periodistas y comunicadores, les deseo éxito en su trabajo. Les aseguro mi amistad, mi solidaridad y mi bendición para ustedes y sus familias.