El mar se come 35 metros de playa en Lázaro Cárdenas

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Instituciones de gobierno y pequeños empresarios de la costa, analizaron de manera conjunta cuáles son las mejores alternativas de apoyo para los afectados y la manera de prevenir embates a futuro

Instituciones de gobierno y pequeños empresarios de la costa, analizaron de manera conjunta cuáles son las mejores alternativas de apoyo para los afectados y la manera de prevenir embates a futuro

Las alteraciones a la línea del mar en la costa michoacana durante los últimos 15 años , y los daños causados por el huracán Patricia, obligan a tomar medidas preventivas para enramaderos, informa la SUMA

Morelia, Michoacán, 06 noviembre de 2015.- Las playas de Michoacán merecen una atención integral después de los daños causados por el huracán Patricia, mismos que revelaron la necesidad de replantear las estructuras en la costa de Lázaro cárdenas, pero sobre todo tomando en consideración el comportamiento de la naturaleza; cada vez son más recurrentes los de fenómenos conocidos como ´mar de fondo’, que aunado a ellos, según testimonios de propietarios de los enramaderos, en los últimos 15 años la línea pleamar se ha movido y ha arrebatado más de 35  metros de playa en diferentes zonas.

En una reunión que se realizó la noche del viernes, la Secretaría de Urbanismo y Medio Ambiente (SUMA), que preside Ricardo Luna García, un numeroso grupo de instituciones de gobierno y pequeños empresarios de la costa, analizaron de manera conjunta cuáles son las mejores alternativas de apoyo para los afectados y la manera de prevenir embates a futuro.

Sobre todo, expuso el secretario, “para que se hagan proyectos más seguros, que preveamos los fenómenos que están ocurriendo a fin de disminuir los riesgos en la medida de lo posible, y si se tienen que reubicar los enramaderos que se sienten las bases de lo que se debe hacer, pero que haya acuerdos entre todos los involucrados para encontrar alternativas viables”.

En esta reunión estuvieron presentes autoridades la Semarnat, Compesca, Scop, Sectur, Sedeco, del Ayuntamiento de Lázaro cárdenas y representantes de distintas playas que se encuentran en la costa de ese municipio, en la misma asamblea se hizo el recuento que dejó el paso del huracán Patricia y ya se analizan alternativas de apoyo oportuno.

Tras coincidir que las afectaciones y alteraciones en la línea del mar implican una atención integral, el delgado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Mauro Ramón Ballesteros, ofreció que él de manera inmediata solicitará ante las autoridades competentes que delimiten nuevamente la zona federal, para que en acuerdo con los propietarios de enramadas y palapas, busquen una medida factible para planificar la reubicación de sus negocios a fin de encontrar alternativas que ayuden a prevenir daños en un futuro inmediato.

Por su parte Gladis Butanda, Jefa del departamento de la Costa Michoacana en la Secretaría de Turismo (Sectur), detalló que después del paso del huracán Patricia, el Gobierno del Estado inició las gestiones necesarias ante la Secretaría de Turismo Federal, a fin de conseguir recursos que ayuden a la reubicación y reconstrucción de las palapas que fueron dañadas, incluso ya se trabajaba desde antes en comenzar a reubicar algunos expendios de comida, por lo que se avizora que pronto pueda haber una solución integral.

Otras necesidades que también fueron expuestos por representantes de las playas, tienen que ver con la renovación integral de palapas, sobre todo por la próxima temporada turística que está en puerta y que significa una oportunidad de estabilidad económica para miles de personas que viven del turismo en esta región de Michoacán.

En atención a estas medidas prioritarias, cada área de gobierno Federal y Estatal tomó para sí todos los datos indispensables que requieren a fin de encontrar soluciones, por lo que se propuso dar seguimiento puntual y acordar una nueva reunión con todos los presentes en un plazo de diez días, donde se tengan ya respuestas más concretas.