Ofrece IMSS Michoacán atención integral del pie diabético

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Hasta un 50 por ciento de los pacientes con diabetes mellitus, pueden acabar en amputación del pie diabético

Hasta un 50 por ciento de los pacientes con diabetes mellitus, pueden acabar en amputación del pie diabético

Mirella Rangel Cortés, enfermera quirúrgica, encargada de la clínica de heridas de dicho hospital, reseñó los objetivos principales de la misma: reintegrar al paciente con oportunidad a su vida laboral y familiar, evitar amputaciones de pie diabético y disminuir la estancia hospitalaria para prevenir complicaciones

Morelia, Michoacán, 13 de abril de 2016.- Con la finalidad de atender de manera integral a los pacientes con lesiones diversas, como el pie diabético, el Hospital General Regional (HGR) No. Morelia Charo, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) estableció una Clínica de heridas, que impulsa la prevención y la curación especializada de las mismas.

Mirella Rangel Cortés, enfermera quirúrgica, encargada de la clínica de heridas de dicho hospital, reseñó los objetivos principales de la misma: reintegrar al paciente con oportunidad a su vida laboral y familiar, evitar amputaciones de pie diabético y disminuir la estancia hospitalaria para prevenir complicaciones.

Explicó que se conforma por un equipo multidisciplinario de médicos y enfermeras como angiólogo, cirujano general, cirujano plástico, traumatólogo y enfermeras quirúrgicas, entre otros, para atender heridas diversas como quemaduras, úlceras venosas, úlceras por presión y sobretodo, pie diabético.

Por su parte, Norma Leticia Hernández Zavala, enfermera quirúrgica adscrita a dicho servicio, dio a conocer que tan solo por pie diabético, se atendieron en 2014 a 600 pacientes con un total de 26 mil 500 curaciones, mientras que en el 2015 se recibieron a 400 pacientes a los que se brindaron 14 mil sesiones de curaciones.

En su oportunidad, el médico angiólogo y cirujano vascular, Eduardo Prado Rodríguez, recordó que la diabetes mellitus, generalmente, causas daños a  vista, riñones, corazón y cerebro del paciente, pero una de las complicaciones más severas es el pie diabético, que constituye  la primera causa de amputaciones no traumática, en el mundo y en el país, de extremidades inferiores, es decir, diferente en causa, a los accidentes de cualquier tipo.

Observó que hasta un 50 por ciento de los pacientes con diabetes mellitus, pueden acabar en amputación del pie diabético.

 Explicó el angiólogo, que en la clínica de heridas se manejan ya elementos especiales, tales como apósitos (gasas y compresas especiales), geles, cremas, jabones e injertos cutáneos, entre otros, así como también técnicas avanzadas como la denominada: terapia de presión negativa, mejor conocida como sistema VAC (tratamiento avanzado de cicatrización de heridas, con el uso de un apósito de poliuretano, que reduce en forma paulatina la lesión, impulsa la formación de tejido de granulación y favorece la extracción de materiales infecciosos).

Dijo que un binomio fundamental, consiste la intervención en quirófano de los médicos especialistas para el lavado quirúrgico de las heridas y posteriormente las curaciones por parte de las enfermeras respectivas.

En tanto, el cirujano general, José Guadalupe Ortiz Jiménez, se pronunció en favor de impulsar la concientización de los pacientes con pie diabético, en el sentido de que será siempre mejor el proceso de prevención que el curativo.

Recomendó a los pacientes con pie diabético, la revisión diaria de sus pies, es decir, evitar erosiones o lesiones en pies, cuidar el corte de uñas, utilizar calcetines sin resorte, revisión del uso de zapatos adecuados o anchos, entre otros.

Describió que lamentablemente una amputación de pie diabético, va desde un artejo (articulación), dedo, pasando por el pie y hasta la rodilla o la cadera.

Enumeró que hasta diez amputaciones diversas se efectúan al mes en dicho hospital, sobre todo  cuando se trata de pacientes que acuden al mismo, en estado complicado.

En contraparte, dicha cifra se ve disminuida en forma paulatina, con aquellos pacientes, que al derivarse a la clínica de heridas, logran controlar su diabetes mellitus, previenen sus complicaciones con el control médico, la ingesta adecuada de su medicamento, cuidan su alimentación y realizan ejercicio, de los que hasta siete pacientes se ven beneficiados al evitar la amputación de sus extremidades inferiores.