Ordena Carlos Garfias a 11 nuevos sacerdotes

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
En la homilía el Sr. Arzobispo exhortó a los nuevos sacerdotes a “caminar juntos”, llevando a cabo el Proceso de Renovación y Revitalización Pastoral que se está emprendiendo en la Arquidiócesis

En la homilía el Sr. Arzobispo exhortó a los nuevos sacerdotes a “caminar juntos”, llevando a cabo el Proceso de Renovación y Revitalización Pastoral que se está emprendiendo en la Arquidiócesis

En un ambiente de júbilo y esperanza, la misa de ordenación fue celebrada en la Santa Iglesia Catedral de Morelia; esta es la primera Ordenación Sacerdotal de Carlos Garfias como arzobispo de Morelia

Morelia, Michoacán, 14 de septiembre de 2017.- El Sr. Arzobispo de Morelia, D. Carlos Garfias Merlos, confirió el sacramento del Sacerdocio a once nuevos Presbíteros, por lo cual la Iglesia de Morelia, se encuentra de fiesta al recibir en la familia diocesana a estos hermanos sacerdotes para el bien y Gracia de la Arquidiócesis de Morelia.

En un ambiente de júbilo y esperanza, la misa de ordenación fue celebrada en la Santa Iglesia Catedral de Morelia, este día 14 de septiembre de 2017.

Esta es la primera Ordenación Sacerdotal del Sr. Carlos Garfias como Arzobispo de Morelia. Los sacerdotes ordenados para dicha de la Iglesia Diocesana son: Jorge Alejandro Arriaga López, Marco Antonio Cabrera Ceres, Julio César Fajardo Aguilar, Roberto Farías Herrera, Enrique Márquez Corona, Francisco Martínez Villagómez, José Antonio Méndez García, Juan Luis Mendoza Hurtado, René Pérez Montiel, Éver Andrés Segundo Yáñez y Rodolfo Torres Barriga.

En la Homilía dirigida a los nuevos Sacerdotes, el Sr. Arzobispo, pidió a la Santísima Virgen de la Salud, patrona de la Arquidiócesis de Morelia, que interceda por la comunidad diocesana de Morelia, para que se vea fortalecida con abundantes vocaciones y crezca día a día en santidad reflejada en su compromiso con la justicia y la paz al servicio del Reino.

“Desde hoy podremos decirle a cada uno de ustedes, como hemos cantado en el salmo: ‘Tú eres Sacerdote para siempre’. Como saben bien, el Señor Jesús es el único Sumo y eterno Sacerdote del Nuevo Testamento, pero en Él también todo el pueblo santo de Dios ha sido constituido el pueblo sacerdotal. Sin embargo, entre todos sus discípulos, el Señor Jesús quiere elegir a algunos en particular, para que, ejercitando públicamente en la Iglesia y en su nombre el oficio sacerdotal a favor de todos los hombres, continúen su misión personal de maestro, sacerdote y pastor. Nosotros pastores tenemos la misión de que en todo momento nuestros pueblos tengan vida digna, en Cristo, nuestra paz”, enfatizó Don Carlos Garfias.

El Sr. Arzobispo pidió a los nuevos sacerdotes que se comprometan con el Evangelio, encarnando lo que Jesús ha dicho: “Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecen en mi amor; lo mismo que yo cumplo los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor’. La palabra los desafía, junto con todos los bautizados, a ser fieles al amor que nos ha tenido al confiarnos su ejercicio sacerdotal”.

Alentó a los sacerdotes a desempeñar con alegría y caridad sincera la obra sacerdotal de Cristo, con la intención de agradar únicamente a Dios y no a ellos mismos.

“Tengan siempre ante sus ojos el ejemplo del Buen Pastor, que no vino a ser servido, sino a servir; no para permanecer en sus comodidades, sino para salir, buscar y salvar lo que estaba perdido”.

En la homilía el Sr. Arzobispo exhortó a los nuevos sacerdotes a “caminar juntos”, llevando a cabo el Proceso de Renovación y Revitalización Pastoral que se está emprendiendo en la Arquidiócesis.

Les pidió conocer y aplicar el Plan Diocesano de Pastoral esforzándose en sus tres áreas fundamentales y las ocho tareas específicas en los diversos niveles pastorales que correspondan.

“Les pido una generosa disponibilidad, una comprometida corresponsabilidad, una audacia y creatividad que son fruto del encuentro con Dios Trinidad que nos invita y empuja a las periferias, a los alejados, a los sufrientes, a las víctimas de la violencia, a quienes son la carne viva de Jesucristo, quien es nuestra Paz y nuestro Bien”.

También envió un mensaje a los seminaristas de Morelia, “a ustedes, jóvenes que se encuentran en un tiempo fuerte de formación y de encuentro con Cristo, en vista de una misión importante en la Iglesia. Ustedes que son nuestro Seminario de Morelia: no tanto un lugar, sino una comunidad que acompaña la vida del discípulo de Jesús, que realiza de manera comprometida un proceso de discernimiento y compromiso definitivo en la respuesta a la llamada al sacerdocio hasta alcanzar la configuración con el Maestro. Queridos seminaristas: Jesús los invita a dejarlo todo y a ponerse detrás de él. Escuchen a Cristo para que descubran la belleza de la llamada que han recibido, el momento más bello de seguimiento de Jesús que es la etapa del seminario, etapa que podríamos llamar de enamoramiento”.

El Sr. Arzobispo pronunció su agradecimiento a todos los formadores y profesores del Seminario, quienes con empeño y decisión han acompañado el proceso de discernimiento y formación de estos hermanos que con valentía respondieron al llamado de Dios.

La Arquidiócesis de Morelia, se llena de gozo y alegría por el Don de estos nuevos once sacerdotes.

Don Carlos Garfias les dio la bienvenida al presbiterio de Morelia y les recordó que “con su ordenación de presbíteros se integran a su presbiterio, quienes conmigo su Obispo, con los obispos auxiliares y eméritos, a la vez que los diáconos, hemos recibido la misión de pescar hombres y devolverles la certeza y el sentido de la vida, que podrá ser recuperado junto a Jesucristo, revelado por el Padre en el Espíritu, rostro humano de Dios. Nosotros pastores tenemos la misión de que en todo momento nuestros pueblos tengan vida digna, en Cristo, nuestra paz”.