Realizan reforestación en Área Voluntad de Conservación en Tingambato

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
En dicha actividad, se contó con la participación del Ejército Mexicano, la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y de los habitantes de este municipio

En dicha actividad, se contó con la participación del Ejército Mexicano, la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y de los habitantes de este municipio

Se llevó a cabo una reforestación, coordinada por la SEMARNACC, en el Cerro de Comburinda, recientemente decretado como Área de Conservación Voluntaria, a iniciativa de los propios habitantes de la región

Tingambato, Michoacán, 11 de agosto de 2016.- Se llevó a cabo una reforestación, coordinada por la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático de Michoacán (SEMARNACC), en el Cerro de Comburinda, recientemente decretado como Área de Conservación Voluntaria, a iniciativa de los propios habitantes de la región. En dicha actividad, se contó con la participación del Ejército Mexicano, la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y de los habitantes de este municipio.

En esta reforestación, se plantaron más de 5 mil ejemplares de pino, con los cuales queremos garantizar la preservación y conservación ambiental de esta zona, a la cual los habitantes de la región decidieron darle ese estatus con el fin de que las generaciones futuras puedan seguir disfrutando de los beneficios ambientales que provee.

Al encuentro, acudió personal de la SEMARNACC y de los organismos antes mencionados, a los cuales se unieron con gusto los pobladores locales, quienes agradecieron que se realicen estas faenas, pues su interés por la conservación del Cerro Comburinda es una de sus prioridades como comunidad.

Cabe destacar que este lugar fue decretado como Área de Conservación Voluntaria el pasado mes de mayo, sumándose a la lista de Áreas Naturales Protegidas (ANP) de nuestro estado, en un evento al que acudió el titular de la SEMARNACC, Ricardo Luna García, y en el que los ejidatarios convocaron a sus hijos para nombrarlos guardianes de las casi mil hectáreas de bosque que componen esta zona, por un periodo de 99 años.