Se perdieron 23 mil árboles en la Biósfera de la Monarca

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Instituciones de gobierno, organizaciones civiles y ejidos trabajan para resarcir daños por contingencias ambientales: Luna García

Instituciones de gobierno, organizaciones civiles y ejidos trabajan para resarcir daños por contingencias ambientales: Luna García

Más de 23 mil árboles fueron derribados en marzo pasado en la Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca, ello a causa de las fuertes ráfagas de viento y nevadas que se presentaron, así como por causas de tala clandestina, detalló el titular de la SEMARNACC, Ricardo Luna

Ciudad de México, 28 de julio de 2016.- Más de 23 mil árboles fueron derribados en marzo pasado en la Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca, ello a causa de las fuertes ráfagas de viento y nevadas que se presentaron, así como por causas de tala clandestina.

“La consecuencia es que este año, al igual que en el 2010, los daños por efectos naturales han sido muy sentidos, eso nos mueve a reforzar las acciones de conservación ambiental, restauración de suelos, retiro de material combustible y reforestación”, explicó el titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático de Michoacán (SEMARNACC), Ricardo Luna García.

Así lo proyectó al participar en la segunda reunión del 2016 del Comité Técnico del Fondo Monarca, que sesionó en la Ciudad de México, donde cada una de las dependencias, ejidos y comunidades que forman parte del Fondo Monarca definieron qué toca hacer a cada quién para lograr una recuperación, detener los daños y evitar futuras consecuencias ambientales.

Este comité está integrado por los representantes del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés); la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), la Comisión Nacional para las Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), además de autoridades ejidatarias y comunales.

Allí, el titular de la SEMARNACC refirió que desde el Gobierno del Estado se están haciendo diferentes acciones, como lo fue la instauración de la Mesa de Seguridad Ambiental, que se instaló en el Ejido el Rosario, donde participan instituciones del ramo ambiental y de seguridad, tanto del ámbito estatal como federal, mecanismo con el que se busca detener la tala clandestina y otros ilícitos relacionados con el cambio de uso de suelo.

Al seno de este comité, se hizo un reconocimiento al interés que está mostrando el Gobierno de Michoacán para preservar estos bosques, especialmente por la puesta en marcha de la Policía Ambiental, corporación a la que próximamente se sumará la Gendarmería Ambiental, como lo comprometió en una visita al estado de Michoacán, Rafael Pacchiano Alamán, titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

Un recuento preliminar de los efectos que tuvieron los fenómenos naturales atípicos en la región de la Monarca arroja que fueron al menos 13 mil árboles caídos en las comunidades del estado de Michoacán, y un promedio de 10 mil árboles en ejidos del Estado de México. El 54 por ciento de los daños se registró en la zona núcleo de la Reserva de la Mariposa Monarca, y el 80 por ciento de los árboles caídos son de la especie oyamel.

La reserva de la biósfera comprende 56 mil hectáreas entre ambos estados, donde se incluyen 33 ejidos y comunidades; tan sólo la zona núcleo comprende 13 mil hectáreas, el resto corresponde al área de amortiguamiento. Los daños por caída de árboles se registraron en un promedio de 27 hectáreas, todas al interior de la zona núcleo, aunque la proporción del daño es pequeña, los árboles se encuentran en los sitios donde históricamente ha arribado la mariposa, por ello la urgencia de aplicar acciones de restauración y saneamiento.

Los ejidos que registran árboles derribados han contado con los permisos necesarios para retirar poco a poco la madera y el material combustible que se generó a causa de los fenómenos naturales, pero considerando que en un periodo de tres meses regresarán las mariposas, se trabaja con intensidad para hacer reforestar y a la vez hacer el saneamiento necesario.

Para acelerar estos trabajos y permitir que los ejidos y comunidades retiren la madera caída, sin que esto se utilice como pretexto para derribar más árboles, el titular de la SEMARNACC propuso que se sigan haciendo sesiones de este comité. La próxima semana se efectuara otra asamblea donde se dé seguimiento a los trabajos de saneamiento, “además, para evitar más ilícitos ambientales, nosotros nos comprometemos a fortalecer la Mesa de Seguridad Ambiental para los trabajos de vigilancia en esta región”, comprometió Ricardo Luna.

En esta reunión participaron Jorge Rickards, quien es Jefe de Operaciones y Director de Programas de Campo de la WWF en México; Eduardo Rendón Salínas, responsable de WWF en la Región Monarca; Felipe Martínez Meza, director de la Reserva de la Mariposa Monarca; Gloria Tavera Alonso, directora de la CONANP en la región Centro-Occidente; además de académicos y comisariados ejidales y comunales.