Vigilará CRT que COCOTRA no sature rutas de transporte: Martínez Pasalagua

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
En conferencia de prensa, Zerón de Lucio afirmó que el líder transportista michoacano aprovechó los vínculos criminales para colocar a funcionarios de primer nivel en diferentes puestos en el estado

Martínez Pasalagua reiteró el llamado a la COCOTRA para que su actuación toda, la enmarque en la legalidad y sumarse al primer objetivo de las organizaciones como la CRT de mantener y mejorar periódicamente, la calidad del servicio que se ofrece a los usuarios

El dirigente de la CRT pidió a la autoridad que antes de deschatarrizar el servicio público de pasajeros se cuente con los estudios socio económicos y de campo para que al regularizar el servicio no se autorice un mayor número de unidades del requerido

Morelia, Michoacán, 06 de julio de 2017.- Luego de la Comisión Cordinadora de Transporte en Michoacán (COCOTRA), hizo público el compromiso de retirar de circulación las unidades de servicio público que no cumplen con la normativa, José Trinidad Martínez Pasalagua, llamó a la autoridad correspondiente a que esta medida no se trate de una estrategia para saturar las rutas establecidas con más unidades de las que tienen asignadas.

El dirigente estatal de la Comisión Reguladora de Transporte (CRT) consideró al respecto que ojaló la autoridad del transporte en Michoacán para llevar a cabo esta medida, cuente ya, con los estudios socio económicos y de campo, y tenga presente el número de camiones que se necesitan para cada ruta (de 36 a 40) de manera que al regularizar este servicio, no vaya a saturarlas con un número mayor de unidades.

Sobre el caso, Martínez Pasalagua hizo un poco de historia al recordar que ante la desaparición del Transporte Público de Michoacán (TPM) quedaron aproximadamente 398 camiones. Tiempo después en el año entre 1999 y 2000, el gobierno implementó un programa de regularización y fue entonces cuando la gran mayoría de unidades pertenecientes a la CRT, le dieron legalidad al servicio que prestaban (concesionamiento, pago de impuestos y seguros de viajero).

El resto recordó (alrededor del 60 por ciento), determinaron no acceder al programa porque aseguraban que, “al llegar en breve Lázaro Cárdenas Batel al gobierno de Michoacán, los iba a concesionar de manera gratuita” y así fue y  más tarde, se adquirieron unidades que en la ciudad de México estaban desechando al renovar su parque vehicular y esa chatarra llegó a Morelia y fueron vendidas esas unidades y espacios que no existian saturando el servicio urbano y enn consecuencia, se perdió la rentabilidad.

Así, los camiones de referencia siguieron ofreciendo un servicio en la impunidad sin concesiones y además la mala calidad del servicio y riesgos, cada vez se fueron haciendo más preocupantes pero así continuaron en esa línea de impunidad durante las administraciones gubernamentales ganadas por el PRD y encabezadas por Cárdenas Batel y después el Mtro. Leonel Godoy Rangel.

Más tarde por el priísta Fausto Vallejo Figueroa y a quien le pusieron a modo el gobierno del estado, Salvador Jara  Guerrero. “Este último, les prometió el cambio de modalidad lo cual generó conflictos graves en el transporte, situación, que no se dio por nuestra oposición a generar otro servicio como el colectivo urbano, las combis ahora urbans y toyotas, y hasta hoy que la COCOTRA pretende retirar de circulación a quien no esté cumpliendo con las normas legales.

Ojalá dijo el dirigente transportista, que la COCOTRA se acoja al marco de la ley, el orden y el respeto para regularizar pensando en primera instancia en ofrecer a los usuarios un servicio urbano de calidad y no sea solo una estrategia de regularización para satisfacer intereses de dirigentes que han vivido en la impunidad sobre ofertando el servicio con la saturación de más unidades y quejándose permanentemente de la poca rentabilidad que tienen.

Finalmente Martínez Pasalagua, reiteró el llamado a la COCOTRA para que su actuación toda, la enmarque en la legalidad y sumarse al primer objetivo de las organizaciones como la CRT de mantener y mejorar periódicamente, la calidad del servicio que se ofrece a los usuarios.