“El Tísico” pretendía reactivar a la Familia Michoacana

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
De acuerdo con las primeras investigaciones del caso, el deceso del capo ocurrió en el municipio Gabriel Zamora; su cadáver, junto con otros tres, fue localizado en un lugar cerca de la autopista Siglo XXI, a la altura de la caseta de Santa Casilda

De acuerdo con las primeras investigaciones del caso, el deceso del capo ocurrió en el municipio Gabriel Zamora; su cadáver, junto con otros tres, fue localizado en un lugar cerca de la autopista Siglo XXI, a la altura de la caseta de Santa Casilda

En octubre pasado, fuentes de inteligencia policial tenían información respecto de que Carlos Rosales Mendoza pretendía reactivar el grupo delictivo de la Familia Michoacana, el cual quedó prácticamente desarticulado después de la detención de Servando Gómez, alias “La Tuta”, ocurrida en febrero del 2015

México, D.F., 28 de diciembre de 2015.- Quien fuera uno de los fundadores del grupo delictivo La Familia Michoacana, Carlos Rosales Mendoza, el Tísico, fue abatido en un enfrentamiento en la zona de Tierra Caliente.

De acuerdo con las primeras investigaciones del caso, el deceso del capo ocurrió en el municipio Gabriel Zamora. Su cadáver, junto con otros tres, fue localizado en un lugar cerca de la Autopista Siglo XXI, a la altura de la caseta de Santa Casilda.

En octubre pasado, fuentes de inteligencia policial tenían información respecto de que Rosales Mendoza pretendía reactivar el grupo delictivo de la Familia Michoacana, el cual quedó prácticamente desarticulado después de la detención de Servando Gómez Martínez, conocido como la Tuta, ocurrida en febrero del 2015.

En la entidad siguen activos tanto los H3 (Hermandad 3), que encabezan Luis Antonio Torres González, “El Americano”, y José Alvarado Robledo, el Burrillo, de Buenavista Tomatlán, ex líderes de autodefensas; como los Viagras, asentados en Zamora, grupo fundado por los hermanos Mariano (detenido), Nicolás, Carlos, Rodolfo, Gabino y Francisco Sierra Santana.

Este grupo trabaja junto con el grupo delictivo de los Guerreros Unidos y ambos cárteles tiene una alianza con el Cartel Jalisco Nueva Generación que ya estableció su nueva sede en la ciudad de Uruapan.

Las mismas fuentes de inteligencia habían advertido que, eventualmente, estos tres grupos podrían enfrentar al Cártel de Sinaloa para intentar recuperar algunos de los espacios que perdieron en Jalisco. (CON INFORMACIÓN DE: EL ECONOMISTA).