“El Tísico” traicionado tras reunión con criminales y autodefensas: PGJE

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
De acuerdo con Godoy Castro, durante la reunión, "El Tísico" y "El Cenizo" tuvieron algún tipo de desacuerdo que provocó la ejecución de Rosales y tres de sus operadores, cuyos cuerpos fueron tirados en la Autopista Siglo 21

De acuerdo con Godoy Castro, durante la reunión, “El Tísico” y “El Cenizo” tuvieron algún tipo de desacuerdo que provocó la ejecución de Rosales y tres de sus operadores, cuyos cuerpos fueron tirados en la Autopista Siglo 21

En entrevista con Grupo Imagen, el procurador de Michoacán, José Martín Godoy , aseguró que el homicidio de Carlos Rosales fue consecuencia de una reunión fallida celebrada el domingo por la noche en la región de Úspero

México, D.F., 29 de diciembre de 2015.- Carlos Rosales, fundador del grupo delictivo de La Familia Michoacana, habría sido asesinado tras una reunión con Ignacio Rentería Andrade, presunto líder de cédulas de Los Caballeros Templarios que aún operan en algunas zonas de Michoacán.

En entrevista con Grupo Imagen, el titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Michoacán, José Martín Godoy Castro, aseguró que el homicidio de Rosales, “El Tísico”, fue consecuencia de una reunión fallida celebrada el domingo por la noche en la región de Úspero.

Rosales acudió a un evento convocado por Rentería Andrade, “El Cenizo”, quien cuenta con orden de aprehensión del gobierno federal, y con algunos representantes de grupos de autodefensa, como Luis Antonio Torres, “El Americano”.

De acuerdo con Godoy Castro, durante la reunión, “El Tísico” y “El Cenizo” tuvieron algún tipo de desacuerdo que provocó la ejecución de Rosales y tres de sus operadores, cuyos cuerpos fueron tirados en la Autopista Siglo 21.

“Carlos Rosales asistió a una reunión con algunos integrantes de autodefensa, en donde también participó un integrante de célula criminal, que tenemos identificado como “El Cenizo”. Todo parece indicar que hubo un tema de traición. Las cosas no salen bien, y lo privan de la vida”, explicó el procurador de Michoacán.

Godoy confirmó que Carlos Rosales pasó 8 años en prisión, y que tras haber sido puesto en libertad retomó su vida pública en Michoacán, pues tenía un negocio en una plaza comercial de Morelia, y un restaurante.

Pero “El Tísico” comenzó a frecuentar en los últimos meses a grupos de autodefensa, lo que lo habría conducido a la reunión que terminó con su ejecución.

Al respecto, el procurador respaldó el posicionamiento del gobernador Silvano Aureoles de terminar con el control de los policías comunitarios, pues algunos de los conflictos en la entidad, se derivan de las disputas de los grupos de autodefensa.

“Hubo en su momento gente buena, que estaba enfadada, en contra de los que generaban violencia. Pero a esos movimientos, mucha gente se les filtró. Hoy son quienes nos están generando problemas”.