Normalistas secuestran y tratan de quemar autobús en Morelia

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Mientras los vándalos cometían sus fechorías, los pasajeros del autobús permanecían asustados al interior del mismo (FOTO: MARIO REBOLLAR)

Mientras los vándalos cometían sus fechorías, los pasajeros del autobús permanecían asustados al interior del mismo (FOTO: MARIO REBOLLAR)

Presuntos estudiantes de escuelas normales de Michoacán se apoderaron de una unidad de la línea Parhíkuni en el Libramiento Poniente, frente a la colonia Fidel Velázquez, mismo que pintarrajearon y atravesaron en los carriles centrales; esta vez, los GOES impidieron la destrucción del camión

Morelia, Michoacán, 03 de octubre de 2016.- Presuntos estudiantes de escuelas normales de Michoacán secuestraron y trataron de quemar un autobús en plena ciudad de Morelia.

Fue la tarde de este lunes, cuando un grupo de normalistas se apoderó de una unidad de la línea Parhíkuni en las cercanías de la Terminal de Autobuses de Morelia (TAM) y la trasladaron hasta la altura de la colonia Fidel Velázquez, donde la atravesaron en los carriles centrales para obstaculizar el tránsito vehicular.

Como consecuencia de esto, decenas de automotores se tuvieron que desviar a la calle lateral, muchos de ellos brincando un camellón y llevándose fuertes golpes en la carrocería.

Mientras tanto, los vándalos pintarrajearon el camión y amenazaron con quemarlo, aun cuando los pasajeros permanecían asustados al interior del mismo.

Fue entonces que arribaron policías antimotines del Grupo de Operaciones Especiales (GOES) de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) para rescatar la unidad.

Sin embargo, los normalistas arrojaron las llaves del vehículo al canal pluvial que se encuentra en el camellón central, para impedir que el autobús pudiera ser retirado con facilidad. Posteriormente, salieron corriendo, sin que los policías hicieran nada por detenerlos.

Así, después de varios minutos el autobús se pudo retirar para dejar libre la vialidad en sus carriles centrales.

Mientras los vándalos cometían sus fechorías, los pasajeros del autobús permanecían asustados al interior del mismo (FOTO: MARIO REBOLLAR)

Mientras los vándalos cometían sus fechorías, los pasajeros del autobús permanecían asustados al interior del mismo (FOTO: MARIO REBOLLAR)