Se refuerza hipótesis de que grupo armado atacó a militares y civiles

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Los inconformes se manifestaban contra la detención del líder de autodefensas de Ostula, municipio de Aquila, Semeí Verdía Zepeda, según reporta la Comunidad Indígena de Ostula

Tanto fuerzas del orden como civiles fueron agredidos por personas cuya identidad ya se investiga, deduce el encargado de despacho de la PGJE, Jaime Rodríguez Aguilar

En rueda de prensa, la PGJE informa que de acuerdo con los avances en las investigaciones, y con base en la distancia y ubicación del restaurante en el cual falleció el menor de edad, es imposible que los disparos en el restaurante hayan procedido del convoy militar

 –

Morelia, Michoacán, 23 de julio de 2015.- Se refuerza la hipótesis de que un grupo armado atacó tanto a militares como a civiles en el puente de Ixtapilla, del municipio de Aquila.

En rueda de prensa del Grupo de Coordinación Michoacán, el encargado de despacho de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), Jaime Rodríguez Aguilar, informó sobre los avances en las investigaciones hasta el momento.

Según el funcionario estatal, se ha establecido que el pasado domingo el convoy militar que transportaba al líder de las autodefensas y miembro de la Fuerza Rural, Semeí Verdía Zepeda, fue rodeado en el puente de Ixtapilla por delante y por detrás por alrededor de 200 civiles que exigían la liberación del detenido y agredieron con palos y piedras a los militares.

También recalcó que, como se puede apreciar en diversos videos que se han hecho públicos, hubo varias manifestaciones de violencia contra las fuerzas del orden y se colocaron tres bloqueos para tratar de retenerlos, usando incluso una camioneta de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), misma que fue incendiada, troncos y hasta cilindros de gas.

Además, Rodríguez Aguilar expresó que con base en la distancia y ubicación del restaurante en el cual falleció el menor de edad, Hidilberto Reyes García, es imposible que los disparos en el restaurante hayan procedido del convoy militar, que en el momento de las detonaciones se encontraba a unos 300 metros de distancia, encapsulado en el puente de Ixtapilla por los civiles y con una serie de elevaciones entre ambos sitios.

De la misma forma, explicó que las dos heridas que presentaba la víctima fueron producto de esquirlas, que impiden determinar el calibre de la bala, sin embargo, los estudios de expertos que se están realizando apuntan a que no se trata de material de guerra.

El encargado de despacho de la PGJE detalló que en el evento, además de 5 los heridos civiles que ya se han mencionado reiteradamente, de los cuales uno fue el menor que murió y otros cuatro ya fueron dados de alta, también resultó herido el soldado de Infantería, Gregorio Hernández Bautista.

Todos los anteriormente señalados resultaron con heridas por esquirlas, abundó Rodríguez Aguilar, lo que permite establecer que se utilizaron armas de fuego y que “en un sentido más amplio” que tanto fuerzas del orden como civiles fueron agredidos por personas cuya identidad ya se investiga.

“Es importante resaltar que por las condiciones sociales y la falta de colaboración de la población, las evidencias recabadas hasta el momento por la Procuraduría de Justicia del Estado ha enfrentado diversas dificultades como la ausencia de preservación técnica de la ‘escena del crimen’, lo que ha limitado el eficiente desarrollo de las pruebas periciales; sin embargo, se agotarán todas las que sean necesarias para esclarecer los hechos, señaló el funcionario estatal.