Son contra policías locales el 35% de quejas ante la CEDH

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Serrato Lozano insistió en su llamado a homologar los nombres de las corporaciones policiales en Michoacán (FOTO: MARIO REBO)

Serrato Lozano insistió en su llamado a homologar los nombres de las corporaciones policiales en Michoacán (FOTO: MARIO REBO)

Sin embargo, el ombudsman michoacano, Víctor Manuel Serrato, advierte que en muchos de los casos sigue habiendo problemas para identificar a los presuntos responsables, por las múltiples denominaciones con las que se conoce a las corporaciones policíacas de Michoacán

Morelia, Michoacán, 20 de abril de 2016.- Alrededor del 35% de las 800 quejas que actualmente existen por presuntas violaciones de derechos humanos en la entidad son contra elementos de corporaciones policiacas locales, afirmó el presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), Víctor Manuel Serrato Lozano.

En entrevista, el ombudsman michoacano lamentó que, sin embargo, una gran cantidad de esas denuncias contengan la dificultad para identificar a los presuntos responsables de los hechos violatorios de los derechos humanos, debido a las múltiples denominaciones con que se conoce a las corporaciones policíacas del estado.

Víctor Manuel Serrato indicó que legalmente la Policía Michoacán se llama “Policía Estatal de Michoacán”, por lo que llamó a las autoridades estatales a balizar sus vehículos y uniformes con tal denominación, ya que actualmente existen tantas denominaciones como Policía Michoacán, Fuerza Ciudadana, Fuerza Rural, Policía de Proximidad, Policía Auxiliar y demás.

En el caso de las policías municipales, el presidente de la CEDH indicó que éstas deben denominarse simplemente “Policía Municipal”, y sólo se les puede agregar el nombre del municipio al que están adscritas.

Serrato Lozano llamó a las autoridades michoacanas a homologar los nombres de las corporaciones policiales en Michoacán, ya que la diversidad de denominaciones o “sobrenombres” genera confusión entre la población, además de que provoca impunidad de malos elementos de las instituciones.