Gobierno del Estado adeuda más de 40 mdp al ayuntamiento de Morelia

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Salvador Abud Mirabent, presidente municipal de Morelia.

Salvador Abud Mirabent, presidente municipal de Morelia.

El adeudo impacta directamente en obra pública, reconoció el alcalde Salvador Abud

Morelia, Michoacán; 28 de julio de 2015.- Gobierno del Estado adeuda más de 50 millones de pesos en recursos estatales y federales al municipio de Morelia, lo que “sí pone en riesgo muchas de las obras que son fondeadas con esos recursos”.

Salvador Abud Mirabent lamentó la tramitología que implica la ejecución de proyectos que son financiados con este tipo de recursos que, en muchas de las veces, deriva en un inicio tardío de las obras con las consiguientes molestias y retrasos que ello implica.

En entrevista, el presidente municipal de la capital michoacana ponderó de entrada que ha sido bien atendido por el Estado, pero también, que “le hemos echado montón… ya nos sueña el señor secretario (de Finanzas)”.

Y es que hay varios fondos que están todavía pendientes de ser ministrados hacia el municipio, “Hay obras que ya tienen un 98-99 por ciento de avance, como puede ser la Periodismo, la Óscar Chávez, donde todavía esta pendiente la ministración última o los finiquitos que le permitan a la empresa concluir”, citó.

El jefe de la comuna indicó que hay obras muy importantes que le ha tocado al municipio financiar con recursos propios por la premura que hay y que tienen ver con infraestructura hidráulica para la prevención de inundación, “esta no podía esperar”.

De los recursos que se adeudan, 40 millones son del Estado y el resto, de la Federación, pero “muchos de ellos llegan a través del Estado”. Explicó que también hay fondos federales directos, que por igual están pendientes de administrarse.

Abud Mirabent lamentó entonces lo engorroso de la papelería, de la tramitología y las reglas de operación que “resultan azarosas, complejas, avanza más rápido la obra que ni siquiera la propia papelería que le da sustento y que necesita forzosamente que se vayan pagando las estimaciones”.

Consideró importante rediseñar los procedimientos administrativos para garantizar que las obras se hagan más rápido, “que inicien más rápido en el año, más pronto, digamos los primeros meses, y no en esta época que ya tenemos las lluvias encima, y que provocan retrasos en los avances de la obra. Luego el final del año, noviembre diciembre, cierran presupuestos, y nos vemos en la necesidad de refrendar las obras para los años siguientes, y así se va acumulando a lo largo de los trienios y en el último año, como es este, ya tenemos el acumulado de los problemas, de la papelería y los trámites”.