Exige Reginaldo Sandoval que se resuelvan demandas de comuneros

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Por el bien de los estudiantes, que necesidades de Telebachillerato sean cubiertas, argumenta Sandoval Flores

Sandoval Flores dijo que el Partido del Trabajo repudia todo acto de represión en contra de quienes levantan la voz para exigir que se les deje vivir en paz, que se les respete y se les haga justicia

Si realmente se desea hacer justicia, debe entonces escuchar a los comuneros que han sido agredidos profundamente y plantear soluciones, en lugar de levantar la mano en contra de este sector vulnerable y discriminado, dijo el comisionado político del PT en Michoacán

Morelia, Michoacán, 12 de abril de 2017.- Los Derechos Humanos deben ser respetados siempre y bajo ninguna circunstancia deben ser puestos en segundo lugar, aseveró el Dirigente Estatal del Partido del Trabajo en la entidad, Reginaldo Sandoval Flores. Lo anterior luego de que circulan ya a través de redes sociales las movilizaciones policíacas para impedir la manifestación de comuneros indígenas en el Estado.

El Comisionado Político en Michoacán urgió a que no exista ni un herido, ni un muerto más a causa de la incapacidad de solucionar un problema que al gobierno del estado se le salió de las manos y agregó que si realmente desea hacer justicia, debe entonces escuchar a los comuneros que han sido agredidos profundamente y plantear soluciones, en lugar de levantar la mano en contra de este sector vulnerable y discriminado.

Sandoval Flores, explicó que si desde un inicio, hubiera existido sensibilidad de quien se supone debe cuidar a cada michoacana y michoacano, el tema no se habría salido de control llegando al extremo de quitarle la vida a cuatro personas inocentes; por lo tanto, invitó al gobierno del estado a admitir su error y poner todo de su parte para enmendar el daño que ha provocado en la comunidad indígena michoacana.

Finalmente, dijo que el Partido del Trabajo repudia todo acto de represión en contra de quienes levantan la voz para exigir que se les deje vivir en paz, que se les respete y se les haga justicia.