Niños felices se convertirán en adultos generosos y fuertes: Wilfrido

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Lázaro Medina estableció que “el mejor regalo es una educación de calidad, que les permita tener un futuro con buenas opciones”

Lázaro Medina estableció que “el mejor regalo es una educación de calidad, que les permita tener un futuro con buenas opciones”

En el marco del Día del Niño, el diputado del PRI ofreció un festejo a más de 300 infantes que acudieron al área de juegos del Bosque Cuauhtémoc, donde recibieron regalos y se divirtieron con juegos y botargas

Morelia, Michoacán, 30 de abril de 2016.- El mejor regalo para los niños es el amor y la protección que tengan en su hogar, en su escuela, en su barrio; con su familia, sus amigos, su comunidad, aseguró el diputado Wilfrido Lázaro Medina.

Entrevistado en el marco de la celebración con motivo del Día del Niño que ofreció a más de 300 infantes que acudieron al área de juegos del Bosque Cuauhtémoc, donde recibieron regalos y se divirtieron con juegos y botargas, el legislador consideró que lo mejor es que los niños se sientan seguros, impulsados y respetados por sus padres, sus  maestros. Que se les promueva en sus dones particulares y se les fortalezca en sus debilidades. Su mejor regalo es vivir en un ambiente de paz.

Agregó que los niños todos los días de todos los años, deben tener claros y funcionales sus derechos, pero también hacer que reconozcan que vivir en sociedad, les pide que cumplan también, con obligaciones.

Lázaro Medina estableció que “el mejor regalo es una educación de calidad, que les permita tener un futuro con buenas opciones; es que todos los adultos enfoquemos nuestra labor para que las nuevas generaciones sean mejores que nosotros mismos, que nos dediquemos con especial atención a brindarles lo mejor para el desarrollo de sus potencias y construir valores fuertes y un espíritu noble y combativo en cada uno de ellos y de ellas.

Su mejor regalo, es saberse importantes y respetar a sus iguales, sean niñas o niños. Que aprendan a ser solidarios y compartidos, que sepan pedir y dar ayuda y, sobretodo, que rían, que rían mucho y tengan una niñez feliz para que sean adultos generosos y fuertes, finalizó.