No descarta Fausto Vallejo abandonar las filas del PRI

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Para el cuatro veces alcalde de Morelia, el pecado que cometió Vallejo Mora fue ser hijo de un ex gobernador, motivo por el cual estuvo varios meses en la cárcel por una situación en la que no debió ser privado de su libertad por más de 14 días

Para el cuatro veces alcalde de Morelia, el pecado que cometió Vallejo Mora fue ser hijo de un ex gobernador, motivo por el cual estuvo varios meses en la cárcel por una situación en la que no debió ser privado de su libertad por más de 14 días

En entrevista con Vox FM, el ex gobernador de Michoacán aseveró que no se siente identificado con el “nuevo PRI”, donde hay personas “que ni priistas eran y ahora quieren dirigirnos; destaca el descrédito en que han caído los partidos políticos y considera que el futuro de la política está en las candidaturas independientes

Morelia, Michoacán, 29 de mayo de 2017.- El ex gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo Figueroa, no descartó abandonar las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Esto, a pregunta expresa del periodista e historiador, Arturo Herrera Cornejo, en Vox FM.

En entrevista, el cuatro veces alcalde de Morelia señaló que la política ya no es tanto de partidos, sino de personas,  y que ya no se siente identificado con el “nuevo PRI”, donde hay personas “que ni priistas eran y ahora quieren dirigirnos”, además de que hay que estar preparados en todo momento para posibles ataques y desaires.

Cuestionado en torno a su regreso a la vida política, Fausto Vallejo indicó que sólo quiere contribuir con su ciudad y su estado.

Además, acerca de la posibilidad de emigrar a otro instituto político, como el Partido Encuentro Social (PES), el ex mandatario estatal destacó el descrédito en que han caído los partidos políticos y consideró que el futuro de la política está en las candidaturas independientes.

Vallejo Figueroa se dijo respetuoso de las aspiraciones presidenciales del actual gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, pero le pidió que “no se enferme, que tampoco se enferme de poder”, y le sugirió que sea un mandatario de seis años, como en su momento lo fue Víctor Manuel Tinoco Rubí, que es lo que el estado necesita.

El ex alcalde de la capital michoacana fue cuestionado por el público en torno a la falta de oportunidades a los jóvenes. En ese sentido, expresó que en su trayectoria siempre ha impulsado a los jóvenes, y que incluso en su administración estatal tuvo a 70 de ellos en puestos de primer nivel.

Al respecto, enfatizó que siempre ha apoyado a los jóvenes, pero una cosa es que se les apoye y otra que aprovechen las oportunidades, y manifestó que hay muchos a los que ha impulsado, aunque hay quienes sólo buscan el poder por el poder, pese a lo cual espetó, “con uno bueno que me salga…”.

En ese renglón, mencionó haber apoyado las carreras del ex diputado local y federal, Eligio Cuitláhuac González Farías; los ex diputados locales y actualmente legisladores federales, Marco Polo Aguirre Chávez y Daniela de los Santos Torres.

Fausto Vallejo también recordó que en su trayectoria impulsó a perfiles como el de Ricardo Martínez Suárez, Roberto Monroy García y Rodrigo Maldonado López, entre muchos otros.

Cuando se le preguntó el por qué no metió a la cárcel a su antecesor en la gubernatura, Leonel Godoy Rangel, respondió: “A él no le encontramos nada en lo personal, pero eso tampoco le quita ni con jabón Zote ni con piedra pómez, como a mí, la mancha que tiene ante la sociedad, por su responsabilidad moral”.

Vallejo Figueroa, indicó que él encontró las finanzas de Michoacán sumamente dañadas, con una deuda pública que calculó por los 32 mil millones de pesos, de los cuales 19 mil 945 millones de pesos eran de deuda bancaria y el resto con proveedores. En ese sentido, aseguró que pagó gran parte de la deuda bancaria, hasta dejarla en 19 mil millones de pesos, además de que liquidó el 83% de los adeudos con proveedores.

También calificó de irresponsable a la administración estatal que le antecedió, porque creó miles de puestos laborales y burocracia, con la creación de las secretarías de la Mujer, de los Jóvenes, de los Migrantes y de Pueblos Indígenas, así como de los Telebachilleratos y la construcción de campus de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), cuando no había dinero ni para pagar la nómina.

Fausto Vallejo explicó que a su administración se le heredaron adeudos de ISR, ISSSTE y otras retenciones e impuestos que su antecesor nunca liquidó, y pese a que pidió el apoyo económico del entonces presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, éste más bien le retuvo los pagos de impuestos, agravando la situación del estado.

En cuanto al periodo del ex comisionado nacional para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes, el ex mandatario admitió que no se puede quejar en la medida de que fue él mismo quien lo pidió, pero aseveró que una vez instalado en el estado el funcionario federal comenzó a cometer una serie de excesos y de abusos, además de que se ensañó con él a pesar de ser el gobernador de Michoacán.

Sobre su hijo, Rodrigo Vallejo Mora, Fausto Vallejo señaló que la indignación que causó su caso fue que el juez le redujo la multa a 1 mil 500 pesos, pero aseguró que las autoridades federales lo investigaron muy bien y nunca le encontraron vínculos con Servando Gómez Martínez, alias “La Tuta”, en ese entonces líder de Los Caballeros Templarios.

Para el cuatro veces alcalde de Morelia, el pecado que cometió Vallejo Mora fue ser hijo de un ex gobernador, motivo por el cual estuvo varios meses en la cárcel por una situación en la que no debió ser privado de su libertad por más de 14 días.

Vallejo Figueroa aseguró que pese a las dificultades financieras, durante su gestión como gobernador recuperó terrenos que el anterior gobierno había vendido de manera irregular, y dejó casi listas obras como la Modernización del Libramiento Norte de Morelia y una serie de clínicas y hospitales que han sido inauguradas ya por otros gobernadores, además de que se adjudicó el mérito de haber gestionado junto con la Comisión Nacional del Agua (Conagua) la Presa de Chihuero, que recientemente ha puesto en marcha el actual gobernador Silvano Aureoles.